Esa cotidianía aplastante

Hoy que finaliza la semana me apetece contar cosas que pasaron en mi entorno laboral al que rara vez hago caso. A veces salgo de mi refugio y comento alguna pijada, a modo de termómetro, que aparece por las redes mientras me preparo un té. Comento que la Paltrowt vende unas velas con olor a su coño por 75€ y se han vendido todas y una compañera empieza a hacer gestos de vómitos y decir “que asco, que asco, que asco”…. La miro sorprendida y no se me ocurre otra cosa que pensar qué le pasará a su coño para tomar la noticia  de esa manera. No digo nada porque temo meter la pata.

Esto me pasa por salir de mi caparazón. Vuelvo con mi té al despacho y no digo nada más mientras pienso que no es la primera vez que la escucho decir “que asco, que asco, que asco” ante alguna noticia que se haya comentado. No recuerdo si referida al sexo o no, pero creo que si. Es una chica joven con pareja e hijo…. Qué actitud más extraña. A mi me sorprendió lo caras que eran las velas y que se hubieran vendido todas.

Otro día, también sin provocación y  dentro de mi lugar de confort, otra compañera, joven con niña y pareja, empezó a hablarme de cómo habían cambiado sus periodos menstruales tras el parto pues tenía más dolores que antes y sobre todo “ahí”, haciendo el gesto de señalarse la entrepierna, hasta el punto de tener que tomar calmantes. Le pregunto si fue al médico y me dijo que si y que no le daban ninguna solución, como si fuera algo que, a veces pasa sin más, sobre todo teniendo en cuenta que pesa 38 kilos y tuvo una niña de más de cuatro. Prefiero no imaginar como fue el proceso porque lo pasó muy mal en el posparto durante meses. Casualmente la otra compañera también pasó un proceso similar.

Cuando yo era pequeña decíamos “ahí” y “hacerlo” como palabras que hacen referencia al sexo y su actividad

No deja de ser extraño tanta mojigatería , aunque el énfasis sobre el asco fue lo que más llamó mi atención , sobre todo porque días después un colega del equipo se quitó una tirita delante de ella y le enseñó un dedo creo, por lo que dijo, lleno de pus y amoratado y mirándolo sin más le planteó que debería ir al médico. Yo los escuchaba desde el refugio y empecé a murmurar “que asco, que asco, qué asco”….Luego el tipo pasó al despacho de al lado para mostrar su infección y no tuvo tampoco el menor rechazo. Por suerte no nos dirigimos la palabra porque si aparece en mi despacho le monto un pollo que no se olvida. Pero como ya lo hice en otra ocasión, no nos hablamos. Es filonazi, indecente, envidioso y feo.Tan feo que saltan las lágrimas. A mi me provoca mucho asco realmente aunque no tenga el dedo podre.

Algo huele a podrido en Dinamarca… y en este equipo.

Cuando le comente a la compañera que no entendía por qué unas velas con olor a vagina le daban tanto asco provocándole tantos gestos de rechazo pero era capaz de mirar un dedo podre de pus (insisto, según su propia descripción) sin inmutarse. Algo no me cuadraba. Se quedó callada y no dijo nada más.

Claro que tampoco me cuadra que tras el trato que recibieron del tipo en cuestión sigan riéndole las gracias en lugar de enviarlo al ostracismo más absoluto, como hago yo o, simplemente mantener un trato correcto sin confianzas de ese tipo. Les ofrece cosas para comer mientras el mástica con la boca llena y les habla. Lo escucho desde mi despacho porque habla muy alto y me dan náuseas. Ellas se limitan a decir que no quieren nada ante la insistencia machacona del individuo que trata de hacerles las gracias y ponerlas de su parte. Eso si que es nauseabundo. Lo escribo y me están dando arcadas, así que me largo del antro. Estoy sola hasta cumplir mi horario y aproveché el momento para revisar esta cotidianía.

 

Serieando

smog Londres

Confieso que he estado viendo series estos días/noches festivos en netflix. Como las cadenas de tv no me interesan en absoluto, y menos los informativos, me he dedicado a las series. Me gustan más por el entorno que muestran, como Mindhunter, esa américa de los setenta cutre en la mayoría de sus ciudades y esos servicios sociales tan de Loach, que la trama en sí. O la Inglaterra, que yo de joven consideraba el máximo de la libertad y saber vivir, de The Crown, y no me daba cuenta que era solo para los ricos. Que los ingleses tuvieron racionamiento, contaminación “smog” del carbón que, como los atascos del Madrid de Aysuo, puso una nota de singularidad a Londres. La terrible situación de las minas y su pobreza similar a la de nuestra cuenca minera, donde los niños y niñas trabajaban como los adultos sin salario porque el de los adultos era de miseria. Claro que lo de las minas es un mundo aparte. El gran escritor siciliano, Camilleri narra, en media docena de páginas de uno de sus relatos, la situación de los niños en las minas de azufre que pone los pelos de punta. La de los adultos es también espeluznante.

Sigo sin desviarme de las series. He visto también Suburra en la que me pareció muy relevante una frase de un beatífico  “monsignore” sobre que los refugiados eran una fuente de ingresos mayor que la de la droga.

La de la droga está en manos de gitanos y mafiosos de poca monta que son quienes tienen repartidores. Los refugiados y el reciclado de ropa está en manos de condesas, vaticano y políticos que “no se manchan las manos” callejeando por unos gramos de polvo blanco. Ellos apuntan alto. Pero ambas cosas no son incompatibles a la hora de llenar el arca. Solo que mientras anatemizamos la droga, aprobamos e incluso financiamos las ONG la mayoría de las cuales tienen a su frente a la iglesia católica. Todo casualidad.

Las pantallas de la corrupción funcionan.

Esa es la lectura que yo hago dejando a un lado el eje de la narración plagada de cadáveres, encuentros, desencuentros y traiciones entre familias y clanes.

En memoria de Rake, mi serie favorita por encima de cualquier otra, he empezado a ver La Ciudad Secreta, también australiana, donde se muestra cómo la corrupción es la de el poder y, para evitar cualquier impedimento, que no lo tienen porque tienen el poder, se inventan una ley mordaza de “seguridad nacional” que me río yo de la nuestra, aunque va en la misma línea. Esa que no nos quieren derogar bajo ningún concepto porque es lo que se necesita para seguir en su línea.

He hallado similitudes en el encarcelamiento un chaval de 16 años incriminado como “terrorista mundial” con el de nuestros CDR catalanes y los chicos de Altsasua, y el papel de las agencias que velan por “nuestra seguridad” como el de Villarejo y compinches.

Si en Australia lo cuentan (Rake ya lo hizo con el poder judicial) aquí, a pesar de que es obvio lo que está pasando, los jueces ni se tocan.

Lo que sucede en Canberra no parece una fantasía futurista de Asimov y es trasladable a cualquier país del mundo, tan norteamericano todo.

Allí se cita el papel del estado en el ataque de las torres gemelas y en el asesinato de Charlie Ebdo, por no hablar de Bataclan. Lo hace un chava,l en un comentario trivial, hijo de un político que acaba de vivir un ataque de estado como si fuera de terrorismo, para que el ejército consiga más fondos y “justificar”, como si les hiciera falta, la ley de seguridad nacional.

De qué me suena todo esto?

Aún estamos lejos, pero no demasiado, del nivel que se narra. Hemos hecho nuestros pinitos en las ramblas, Hipercor y otros en los setenta. Al que molesta, lo mandaron al cielo.

No digamos nada del papel del juez Rajoy y el aceite, de los muertos accidentales del pp relacionados con la gurtel… En resumen no hay mucho que aprender ya. Debe ser el famoso fascismo sideral ese que nos envuelve como a un cigoto.

Por cierto… algo que llamó poderosamente mi atención: los protas cada vez que quieren hablar de algo importante o, simplemente, mantener relaciones sexuales y sus consiguientes charletas, esconden el móvil  y la tableta en la nevera y/o en el microondas… por algo será.

Y hoy leyendo la prensa me he encontrado con más cuestiones de terrorismo de estado, algo tan viejo que deberíamos saber todo el mundo lo que hacen contra nosotros, en lugar de creernos como papanatas sus mentiras que ni siquiera cambian o disfrazan porque saben de nuestra memoria de pez.

Imprescindible lectura a ver si conseguimos abrir los ojos.

https://www.publico.es/culturas/roman-polanski-estalla-cine-polanski.html

https://www.publico.es/culturas/clint-eastwood-clint-eastwood-hoguera.html

Creo que yo también me moriré de tanto ir despacio, de tanto ir muerta.

Gracias Aníbal Malvar  https://blogs.publico.es/rosa-espinas/2020/01/01/ir-despacio/

Es el mercado….

Todos los años lo mismo.. qué cansancio!! Es como estar en un bucle. El permanente día de la marmota (he dicho alguna vez que amo a Bill Murray?) la prensa no hay por donde cogerla… son todo recomendaciones de como follar mejor en navidad (ah, no, eso no), que regalos son los mejores en navidad, las mejores películas, los mejores libros… en función de los intereses económicos de quien los publica y financia. Joker como una gran película! Es una mierda de película con un Phoenix histriónico en exceso al que le han dicho que cuanto más mejor. Tarantino hace buen cine, pero también tiene cosas mucho mejores (Jackie Brown sin ir más lejos). Además no quitar de pantalla a esos dos me puede. Aunque hayan trabajado bien en un guión, de excesiva premiosidad, que se puede aceptar.

Irish man, aunque me encanta Scorsese, no puede ser más pesada y no cuenta nada nuevo, ni siquiera los tics y gestos de Robert de Niro haciendo de Robert de Niro son novedosos. Recientemente volví a ver Taxi Driver y sigue siendo una buena película y una gran interpretación. Luego se encasilló en su gestualidad mafiosa y ya dejó de tener interés. Siempre es Robert de Niro. Me sigue gustando Pacino, incluso en esta película que tuve que ver en tres veces, algo insólito en mi amor por el cine!.

Pero ya, para rematar, la historia de un matrimonio por las nubes!!! Por dios!.. Es que nadie ha visto a Bergman?.

Guion inconsistente, interpretación que no se creen ni ellos, no hay feeling entre actriz y actor… La mejor película de Baumbach? Y? con eso puede querer decir que las otras no valían nada, tampoco. De hecho, ninguna pude aguantarla hasta el final. Un tipo judío que refleja el ambiente judío neoryokino clase alta sin la ironía de Woody Allen. El se lo toma en serio y todo. No soporto al actor ni al personaje que interpreta. Y eso que me gustó como conductor de un autobús en Paterson de Jaramush.

Woody Allen es más ácido en “Conocerás al hombre de tus sueños” a la que definen como comedia romántica las críticas. Es todo menos romántica. O puede que sea romántica, oye.. porque qué es el romanticismo? Yo he leído de niña muchas novelas románticas, cuentos de hadas románticos e incluso una edición de cuentos para adolescentes que se llamaba Romántica…. donde se  repetían estereotipos y sin el ácido de Allen.

Cuando vi Historia de un matrimonio ya dije que lo único que se salvaba era el discurso, de una realidad obvia pero nunca en un cine comercial, de la abogada, una impagable Laura Dern que, junto a mi admirado Alan Alda, apuntalan el guión. Lo demás puro caramelo pegajoso en el que el padre queda reflejado como un hombre que se rinde a las circunstancias y acepta las imposiciones de su mujer. (imposiciones, ojo) Vamos, lo que hacen todos los padres cada día en este país. Por no hablar del nivel económico en el que se mueven los protas.

Gasset.. me falta su criterio

A Ray Liotta se le escapa su inconsistente papel, en mi opinión. No llega

En general la película es toda ella un truño. Pero la crítica la alaba, quienes la vieron la idolatran y yo, como siempre, poniendo cara de asco. Qué empeño en vendernos la sociedad judeoneoyorkinaalta como modelo de nada. No puedo con ellos. Solo si no me los tomo en serio, como hace Woody Allen.

Desde que ayer la vi clasificada en la prensa como lo más de lo más, que tengo ganas de decirlo públicamente, porque creo que la manipulación de los medios es grosera y no se corta nada en su intento de dirigirnos.

Cuantos españolitos/as tópicos/as se pueden ver reflejados/as en las situaciones que aparecen en escena? Y sin embargo se les cae la baba en los comentarios que hacen de la película. Sin razonamiento alguno, solo con exclamaciones.

Somos imbéciles.!! Y me incluyo por haber caído en la trampa de verla!!

Así que una y otra vez me alejo del mercado. Venda lo que venda digo no hasta que no se demuestre lo contrario. Y para que no me llamen fanática, algunas veces pruebo el discurso antes de vomitarlo.

Este es uno de esos vómitos.

Cuento de navidá

En las redes se salen. Las felicitaciones y las antifelicitaciones. En wasá lo mismo. Algunos le ponen una letra nauseabunda al Alelullah de Cohen. Qué horror!!. La gente se queja. Que si estoy harta  y no tengo ganas de nada,  que si el cuñadísimo, que si ensayando la sonrisa de Tita Thyssen para todo el día. Las persons más poéticas hablan de ausencias y  cuidados en el tiempo.

Y yo pienso… tengo dos días por delante. No he comprado ni turron ni similares, me levanté a las 12 porque ayer me acosté tarde leyendo, tengo libros, series, películas, música para disfrutar todo el día “il dolce fare niente”. No tengo cuñadismos ni comidas cuasipantagruélicas ….Qué más  puedo pedir a las navidades?… Un lujo esta soledad  permanentemente acompañada.

Hace un día radiante, soleado y caluroso incluso. En casa todo está en orden. Tiempo para cuidados preysler y  para sentarme a contar el cuento de navidad antes de comer a las cuatro.

Este año tampoco escucharé el discurso del rey pero, además, pasaré por alto todos los comentarios y análisis sesudos que hagan periodistas, tertulianos y demás gente de mal vivir. Es lo que tiene carecer de interés hacia lo que me rodea. !jatetú lo que dijo!!.

Amor, no te estás perdiendo nada. Tú ya lo sabías. A mi al menos me sobra toda la parafernalia que no sea el instante preciso.

Y voy a disfrutar de este tiempo de hacer lo que me apetece o de no hacer nada, simplemente.

Que el solsticio  os traiga bienestar al espíritu. El alka-seltzer, si es que existe eso todavía, lo ponen las farmacéuticas.

Hoy no me quiero levantar

Ni sé por dónde empezar. Es tal el bajón anímico acumulado que dudo de mis fuerzas para teclear. Estas fechas tienen de bueno que trabajo menos días a la semana, por lo demás me evado de ellas, a pesar de las lucecitas de colores y los alcaldes trasnochados. Me refugio en mi casa, lejos de la pantalla de la tv y tengo la sensación de estar en un nido confortable. No todo está perdido.

Pero el día a día me puede. Las noticias cotidianas son tan demenciales que no sé ni por dónde empezar.

  • Aumenta la violencia machista y sus víctima, las mujeres. Matan mujeres como quien reparte cartas
  • Hay manifestaciones de un pueblo contra una condena a tres violadores de una menor
  • Un cura usa twiter para demostrarnos su fasciomachismo llamando  manadas de cerdas a las feministas
  • Un partido se suspende porque el público llama nazi a un nazi. El presidente de la federación española también lo es. De reconocida solvencia y currículo fascista
  • Hay ancianos viviendo en un coche porque los desalojaron, otros tienen demandas de fondos buitres que, por cierto, también están comprando los museos, construidos y equipados con fondos públicos.
  • La RAE considera que el concepto violencia de género puede esperar hasta 2026 para introducirlo en el diccionario, pero zasca ya está incluido porque es mucho más necesario.
  • apuñalado por su patrón por no querer trabajar sin seguridad recogiendo aceitunas…
  • Seguimos con la ley mordaza, of course.

Para rematar el panorama una compañera me envía un felicitación de navidad, con la foto en BN que incluyo aquí, y comenta

Merece la pena disfrutar de la alegría y vitalidad que transmiten esas fotos tomadas en tiempos de penuria…  recordándonos valores que en ocasiones olvidamos.  Los pequeñajos de la foto nos enseñan con sus sonrisas a disfrutar del trabajo… ese es nuestro mejor deseo para  ti y tu equipo  en el año próximo… además de la salud

Mi respuesta rauda no se hace esperar:

Lo siento, no comparto la idea de ver “felices en el trabajo “ a los niños. Era y sigue siendo explotación  infantil  brutal.

No tengo otra forma de mirarlo. La foto magnífica y la exposición seguro que también, pero yo la interpreto de otra manera

Y ella:

….”yo miro la foto desde la perspectiva de aquellos tiempos, intentando entender cómo se vivía entonces, conmocionada por la dureza de la situación, y sorprendida de ver cómo responden estas personinas a esas situaciones de dureza. Es alucinante verlos sonreir en ese marco, y sus sonrisas me parecen una lección de actitud ante la vida”

Con el ánimo de dejar el tema le doy las gracias por su apreciación sobre  la historia, y le digo que yo conocí muy bien el trabajo en la cuenca minera.

Ella sigue

…” Cuando vi las fotos en Madrid pensé que deberíamos verlas en Asturias… porque de aquella época no todo es para olvidar, y tenemos que valorar las lecciones que nos da la gente que aprendió a sobrevivir sin perder sus valores. Yo admiro a las personas de aquella época que -como mi madre- tuvieron que afrontar situaciones terribles (padres presos, asesinados, carencias de todo tipo…) y supieron mantener una ética para la vida alejada de odios y rencores, y sin centrarse en las amarguras” 

Ya no respondí más… me resulta imposible intentar explicar a alguien que los niños sonríen siempre incluso en las condiciones más duras. Que en aquellos tiempos era muy poco frecuenta ver a alguien que hacía una foto y por tanto era una fiesta durante unos segundos.  La foto es bellísima porque la pobreza tiene su lado bello desde la tragedia que supone. Pero es bella la fotografía, no lo que retrata. Sebastian Salgado nos lo ha demostrado mil veces a nivel mundial.

Recordar  que esos niños son los mismos que  explotan en minas, en talleres de costura, que recogen basuras en los vertederos, que pululan por las calles de las ciudades, sin techo y con hambre…hoy y ahora en numerosos países, incluido el nuestro.

No son valores, es supervivencia. Pero somos frívolos y hablamos de “no perder los valores” qué valores? Los valores de la educación franquista? Que otra cosa pueden hacer que sobrevivir? Qué valores echamos de menos? La resignación?, la supervivencia? Perdonar a un sistema que humilló hasta la extenuación a la clase trabajadora? El patriarcado medieval aplicado en el siglo XX por gobernantes y empresariado franquista? Con tantos muertos alrededor era fácil mantener a los supervivientes callados. De eso se encargó el genocidio franquista. Ni una voz más alta que otra de los que quedaron. Algo que pervivió hasta, al menos, finales de los setenta en mi casa, heredera de esa cuenca minera ” no vaya a dar la vuelta la tortilla”, era la frase.

Total que entre unas cosas y otras, estoy hecha una mierda y hoy no me quería levantar.!!

Pero esto son pequeñeces del día a día que tienen poca importancia frente a las grandes decisiones políticas  que se están tomando y de las que somos ajenas a pesar de que se orquestan contra nosotras, las personas.

 

Y si me canso de vivir?

La temida pantalla en blanco con la mente ídem. Mientras conduzco o cuando nado, paseo o sencillamente no hago nada, se me ocurren miles de cosas para razonar conmigo misma. Cuando tengo la oportunidad de sentarme aquí, entonces el vacío se adueña de mi cabeza.

Ayer una compañera me contó que su hija de cuatro años y 20 días le preguntó por la muerte, si se iba a morir y cuando. Ella le explicó que aún le faltaba mucho porque tenía que crecer y cumplir su ciclo de vida ( joven, casarse, ser madre, ser abuela). No, no voy a detenerme en esa respuesta que es toda una declaración de intenciones, porque lo realmente impactante es lo que preguntó la niña “y si me canso de vivir?”. Ya no presté más atención a si su madre le contestó o no. La pregunta se me quedó clavada.

Y si me canso de vivir? No tengo respuesta.

Hoy me encontré  con un post sobre  la gestión emocional https://www.elclubdeloslibrosperdidos.org/2019/03/solo-respira-un-precioso-cortometraje.html

No importa, no voy a estar mal, soy un muñeco

Y me puse a pensar que no sé si me gusta este sistema de gestión emocional que nos “permite tolerar mejor las circunstancias de un entorno desfavorable”. Eso me lleva a la resignación y el conformismo en lugar de a la lucha por cambiar las circunstancias. Pero yo soy muy primitiva y esas cosas me confunden . No sé si quiero acomodarme a un entorno desfavorable. Además, añaden, tenemos que saber expresar las emociones negativas y positivas. Para eso hace falta conocer bien el lenguaje, tener vocabulario y haberlo incorporado de manera adecuada a nuestra vida. Wittgenstein dixit. La importancia del lenguaje y su versatilidad, que no se contempla en la enseñanza, por otra parte. Yo no siempre puedo explicar mis emociones con palabras. No las encuentro. Las palabras, aunque a veces las emociones tampoco. O no las tuve o las he olvidado.

A menudo no sabes si la emoción es negativa o positiva. Tener miedo puede ser positivo como defensa ante el peligro, y la ira también. Reaccionar con ira no tiene por qué ser negativo. Es una emoción. Por qué las clasifican como  si fueran virtudes y pecados capitales, como hace la #santamadreiglesiadeloscojones ?. No sé. A mis años me encuentro haciéndome esas preguntas porque nuestra happy society nos quiere positivas. Viva mr. wonderful!

Tenemos que ser personas positivas que no se #caguenendios como reacción, sino que respiren hondo para olvidar la furia.

No me cabe duda que la respiración de diafragma es positiva para la salud, pero tal vez no lo sea tanto en unas ciudades ultra contaminadas de polución. Ah, espera que ahora lo entendí.  Eso nos quieren decir con “ tolerar mejor las circunstancias de un entorno desfavorable”.Tolerar la contaminación en lugar de hacer las denuncias una y otra vez y pelear para  eliminarla.

Por otro lado es obvio que con  jornadas laborales de 10 horas al día por sueldos miserables de 800€ y menos no dejan tiempo ni para pensar ni para luchar. Solo para dormir. Lo de gestionar emociones es para personas que no dependen de un salario mísero. También eso es para ricas.

No sé, vamos a respirar hondo, muy hondo, y a lo peor la contaminación no nos permite preguntarnos más y si me canso de vivir?.. ya se encarga ella de poner fin.

Uf que cansancio y que poco se profundiza en las cosas más importantes. Y hablo también por mi que ya no me quedan cosas importantes…Y sin embargo cada día me cuestiono más todo y soy una interrogación andante….

Estirando la cuerda….

Cuando Sánchez fue a Barcelona y visitó a un policía herido, dicen que por fuego amigo, al que prepararon expresamente para fotografiarse con él  e hizo caso omiso de las muchísimas personas heridas por la intervención policial,  me pareció que un aspirante a la presidencia de este país no podía caer más bajo… hasta que ví al tipo de la metralleta en el coche, o lo que fuera ese arma, y la actitud mafiosa de los guardaespaldas.. Entonces entendí que efectivamente, había tocado fondo. Como no tengo ganas de pensar  y Rosa María Artal disecciona la situación perfectamente en su artículo, sin más lo reproduzco aquí, porque no quiero olvidarme del grado de infamia de este individuo, incapaz de  hacer política, despectivo con la ciudadanía, no solo la catalana, y encantado de haberse conocido sin motivo alguno.

Rosa María Artal canaliza mi ira con esta visión de lo que está pasando:

“El poder instalado en su pedestal nunca entiende lo que ocurre más abajo. No ve, porque no mira. Y ni mucho menos siente y empatiza con los problemas que en muchos casos genera. De repente, el mundo se ha vuelto loco atacado del virus de la protesta. Ahora, con brotes de violencia. Algunos de una agresividad como nunca vieron, dicen. Brotes, no violencia generalizada –y me refiero aquí al caso concreto de Catalunya- como dan a entender cuando sitúan el foco sobre los altercados, sin abrir el plano donde miles de personas protestan pacíficamente. Porque es un derecho amparado en muchas Constituciones y hasta en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La libertad de expresión y la de manifestación incluyen la crítica, por supuesto. Limite usted su arrogancia y su mano dura, y deje tranquilos los derechos democráticos.

Protestan en Catalunya y, en solidaridad en otros lugares de España, por una sentencia con duras penas de cárcel a los dirigentes independentistas que consideran injusta. Chile ahora, Argentina y Ecuador hace poco, arden en protestas altamente airadas, en estos casos, por medidas que suponen recortes de lo poco que tienen. Bolivia también salta disconforme por dudas en el proceso electoral. Nicaragua es un polvorín desde hace tiempo. Hay muertos en las manifestaciones. Hong Kong sigue presionando a pesar de haber logrado, en teoría, sus reivindicaciones. Algunos gobiernos están cediendo, sí. Tarde. Lo hizo en parte Francia con los chalecos amarillos, uno de los movimientos de protesta más agresivos que se han visto en tiempos. ¿De verdad hay quien cree que no está pasando nada excepcional y podrán controlarlo con sus métodos?

Lo grave es que ni se enteran de que esta vez parece algo diferente: hartazgo máximo. El 15M y las primaveras árabes fueron la Revolución de los Claveles de la indignación, lo de ahora puede llegar a parecerse a la Toma de la Bastilla y veremos qué viene después. Desde cómodas y bien pagadas e influyentes poltronas, aconsejan cesar las protestas y pararse a negociar primero las reivindicaciones con unos gobiernos que como el de Piñera en Chile llegó a declararse en guerra contra los manifestantes. Siéntense, tómense unos pasteles y ya, en la sobremesa del ágape, hablamos. No, esto no funciona así. La gente no protesta por entretener su ocio, no protesta por nada.

Busquen antecedentes. Llevan mucho tiempo estirando de una cuerda que no da más de sí. Al romperse, golpea a veces, solo a veces. Son muchos los abusos. “La gran frustración de la gente está trayendo el ascenso de los fascismos“, destacaba en titular la crónica de Constanza Lambertucci en Eldiario.es sobre las tres últimas décadas que nos han traído hasta aquí. Vividas con desigual fortuna por otros muchos pueblos. Es la forma más irracional de reaccionar, otra es la indignación que se hace protesta, otra el acatamiento, pero hasta ése se acaba algún día cuando el agua llega al cuello. El lucro desmedido de unos condena a otros a la pobreza. ¿Saben aquel que dice que el número de millonarios se ha quintuplicado en España en los últimos nueve años, según Credit Suisse? Pues no es una broma. Ya son casi un millón de millonarios, los recortes en sanidad, educación, etc… han valido la pena, como dice Antón Losada. Claro que es de entender que para un buen número de españoles es mucho más importante que los condenados en el procés cumplan íntegras sus penas, y no digamos ya que arda un contenedor. En Catalunya, naturalmente.

La Primavera Árabe de 2010 y 11 nació -como germen desencadenante- de un incremento del precio del pan. Un clásico. De todos los factores que confluyen en la precariedad, el alza especulativa de los precios de productos básicos es la más controlable. Hay una primera subida en 2008, casualmente previa al derrumbe financiero que llamaron crisis. En Túnez y en Egipto, el pan subió un 50% y no podían comprarlo. Y comenzaron la protestas. En 2010 subió el pan otra vez. Y la revolución se disparó. El resto ya lo conocen.

En el estallido social de 2011, convivieron las primaveras árabes, con el 15M español, Occupy Wall Street, protestas en Wisconsin, Islandia, Grecia, Portugal, Chile, China, Indonesia, Rusia, Tailandia, Azerbaiyán, Israel, la India. Apagarlo sin soluciones, enquista el descontento.

Ningún problema previo de quienes protestan ahora se ha resuelto, se han agravado por el contrario. El malestar no se disuelve si no desaparecen los agravios. Los criterios no se imponen a palos. Suele funcionar, piensan. Hasta que deja de hacerlo.

Sea cual sea el motivo de las quejas que lanzan a una ciudadanía a la calle, la represión y las cargas policiales violentas son gasolina para el fuego de la ira. Penas de cárcel desmesuradas, violencia institucional. Por no añadir las puercas trampas de la cloacas. Si te revientan un ojo por protestar hasta pacíficamente, si te encarcelan y denigran con condenas equivalentes a haber cometido asesinato ¿qué más queda?

Tenemos en la España ordenada nuevo motivo de alarma: Torrent, el president del Parlament, tramita la resolución sobre autodeterminación de JxCat, ERC y CUP, pese a la advertencia de que puede incurrir en un delito de desobediencia. La resolución rechaza la sentencia, propone volver a reprobar al rey Felipe VI y avala la autodeterminación. ¿Creían, en serio, que iban a hacer otra cosa impresionados por el castigo? No les conocen. Lo mismo que Oriol Junqueras. Ha dicho respecto a un eventual indulto: “Se lo pueden meter por donde les quepa”.

Ver al presidente del Gobierno en funciones ir a Barcelona a visitar solo a los agentes heridos, y no a las ciudadanos también hospitalizados en el mismo centro donde estuvo, en ese balance que parece de una guerra (unos 600 heridos y 200 detenidos en una semana), es una declaración de principios. Contemplar a un escolta en el coche del presidente con un subfusil de asalto, corrobora amargamente la impresión. Y rechazar cuatro llamadas de Torra -que será como sea pero es el presidente del Govern- e irse de Barcelona sin tener una reunión con él, es otra bofetada más de la serie. Hay que gobernar, no echar pulsos.

En serio, conviene en ciertos puestos de responsabilidad, salir a la calle y oler las necesidades de las personas. Enterarse del dolor y la rabia que les producen. Claro que toda la violencia es indeseable, apáguenla con la razón no a gritos. Con soluciones, no con desplantes. Por el bien de todos, gobiernen, hagan algo por los ciudadanos que les han elegido. Aquí, en Francia, o en media Latinoamérica. Y esperen a que despierte por completo el África agraviada. La indignación está cambiando y podrán detenerla algún tiempo pero no parece que eternamente sin solucionar las demandas.”

Que alguien le diga a Sánchez que va desnudo!