El maldito “lavapies”

Cuando pienso que ya he acabado con todas las anécdotas posibles sobre el bidé me sorprenden nuevas historias que yo no buscaba en absoluto.

Recientemente una compañera se quejaba de falta de sitio en su casa (tiene dos niños y dos baños) por el espacio físico que ocupa un bidé en uno de  ellos que, según sus palabras dichas de manera muy tajante y orgullosa, solo le sirve para colocar encima la bañera de los niños, puesto que no entiende qué utilidad puede tener y ella jamás en su vida utilizó el bidé para nada.

Yo muy sorprendida le comenté que no me apaño sin él e incluso yendo de vacaciones cuando alquilo un apartamento pregunto si el baño tiene o no bidé, descartando los que no lo tienen sin ver otras condiciones que me pudieran interesar. Me miró con sorpresa y noté que mentalmente confirmaba lo que ya pensaba de mi como una persona rara. Le expliqué que tenía la costumbre de usarlo cada vez que cagaba, además de en otras varias circunstancias como la menstruación, por ejemplo. Y  añadí que no solo lo usaba yo sino que mi marido tenía la misma costumbre cada vez que, dicho finamente, “hacía sus deposiciones”.

Se hizo el silencio ante estas aclaraciones y, sin nada que añadir, cada una de nosotras entró en su despacho con el silencio de las compañeras que no se manifestaron en uno u otro sentido. No se volvió a tocar el tema.

Más recientemente comenté a una médica que, por cuestiones de salud, una persona tenía dificultades para acceder al bidé y carece de soportes como los que hay para el wc, para no tener que agacharse tanto a pesar de que los bidés son aún más bajos. Ella me escuchaba sin entender muy bien el problema porque me dice de sopetón.. “pero para qué necesita acceder al bidé?” como si fuera un capricho incomprensible. Mirándola directamente a la cara respondí “para lavarse el culo después de cagar”. Y se quedó muda.

A ella  también le parecía  innecesario tener acceso al bidé y, sobre todo, el empeño de alguien a quien le costaba esfuerzo hacerlo… que gente más pesada, pordiós! (debió de pensar).

Parece que tenga fijación con el tema pero sale en las conversaciones sin yo provocarlo. Nunca saco el tema porque no quiero hacer apología de la higiene básica ya que si a ciertos años aún no se conoce, dudo mucho que se aprenda.

Recuerdo que recientemente una amiga me dijo “me acordé de cuando me dijiste que no quitara el bidé, porque ahora con mi hija y la menstruación me vendría estupendo”…. y yo pensé cómo habría resuelto ella sus problemas con la menstruación cuando lo quitó, pero no dije nada por no  meterme en temas personales. Lo comentó sin que yo hubiera hecho  previamente alguna referencia, lo juro, ya que había olvidado por completo que lo había quitado en una reforma en la que añadió otro lavabo, al parecer.

Se ve que no se usa, pero se piensa en él  aunque sea para preguntarse  “Qué hace esto aquí”.

Anuncios

La nave partió

He venido aquí para tratar de encontrar las palabras con las que plasmar 43 años de vida pero al final rectifico y pienso que deseo quedarme yo sola con ellos.

Cuando me preguntaron qué me decidió emprender aquel viaje lo primero que vino a mi cabeza fue “que es limpio… por dentro y por fuera, sin dobleces”. Y no me equivoqué nunca, vuelvo a corroborarlo a día de hoy. No fue magia y romanticismo fue saber sostener el día a día sin fisuras, apoyándome en cada decisión, no permitiéndome que abandonara mis propios proyectos que, demasiadas veces, supusieron sacrificar su propia comodidad e impidiéndome que tomara decisiones basadas en su bienestar “si quieres terminar odiándome, deja de estudiar” fue la respuesta a un planteamiento que hice al respecto.

Fueron años de coloridos diversos sin los cuales la vida sería un páramo, pero nunca nos sentimos en la negrura del túnel. Siempre fue luz compartir los días y ahora, solo un día después, rodeada de todas las cosas llenas de vida e instantes que tejieron estos años, me cuesta imaginar que se ha parado nuestro tiempo.

De poliédricos e imperecederos matices, siguiendo a Machado, te fuiste ligero de equipaje y sin ruido, porque jamás quisiste molestar ni causar dolor .

Y cuando llegue el día del último viaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.

Va a ser difícil seguir pero no estaré abatida. He tenido cuarenta y tres años para cimentar mis fuerzas. Todo un lujo, sin precio, compartirlos.

Amor. Justo como en la Radio

Casi siempre que puedo veo el programa “Días de cine” de TVE2, y ,aunque ya no es como cuando lo presentaba mi amadísimo Antonio Gasset, lo recuerdo siempre porque me suele traer a la memoria una de sus frases más contundentes “para ir al cine con esta cartelera hay que tener coeficiente intelectual negativo”.

La semana pasada me llamaron la atención los comentarios sobre la película interpretada por Annette Bening Film Stars Don´t Die in Liverpool (Las estrellas de cine no se mueren en Liverpool) , los ríos de tinta que han corrido sobre el tema y su eslogan de mayor impacto. “Amor, Justo como en las películas”. Y por las escenas que pasaron se ve que hay mucho glamour con modelos pastel y mucho “flou artístico”. Y es que Hollywood vende lo que cae en sus manos sin reparos difuminando la realidad que haga falta.

Inevitablemente y sin pretenderlo me vino a la mente la historia de amor que conozco, anterior a la de la diva, que no tiene el glamour de Hollywood pero si el de la Radio, cuyo máximo esplendor reside en las voces de los protagonistas. Esas voces inolvidables de Juana Ginzo y Luis Rodríguez Olivares.

Cómo no pensar en ellos!! Es una historia similar, con la ventaja de que la suya acaba bien: aún siguen juntos.

Fue posible que se amaran al margen de lo que dijera el mundo y, tal vez, eso le resta glamour a su historia para ser película, porque la han hecho cotidiana, sin tapujos. Sin tragedias.

Ya lo he contado más veces pero conocer a Juana Ginzo, hablar con ella tres días durante horas supuso un antes y un después en mi forma de ver la vida y mi mentalidad. Aunque la conocí en 1995 sabía de su existencia desde hacía muchos años porque, sin haber escuchado culebrones en la radio y mi madre tampoco, era inevitable saber de la existencia de Ama Rosa y su voz protagonista y, sobre todo, porque mi marido la admiraba y admira muchísimo, tanto que llegó a formar parte de nuestras conversaciones cuando la veíamos en algunas escenas de cine español.

Llegó a interesarme mucho su vida como modelo de pensamiento y coherencia, sobre todo desde que la vi en un programa de TVE2 donde ella aparecía sentada en un sillón tipo Emmanuelle y la presentadora, ni recuerdo quien era porque Juana llenaba la pantalla por completo con su físico, gestualidad y voz, le hacía el siguiente comentario “tu marido es más joven que tú y hay muchas mujeres jóvenes y guapas… no temes que te sea infiel?” a lo que Juana, sin inmutarse y con su característica rapidez mental, respondió “y tú? no tienes miedo que te sea infiel? hay muchas mujeres más jóvenes y guapas”. Se notó en la reacción de la presentadora que le había dado en toda la linea de flotación. Juana al sentir su desconcierto se apiadó y trató de explicar de manera menos incisiva y directa el papel del amor, la edad y todos esos tópicos con los que navegamos cada día y nos encorsetan haciéndonos infelices.

La imagino toda su vida teniendo que explicar como es posible una relación donde la mujer es mayor que el marido y blablabla. Y supongo que Luis también, pero a las mujeres se nos ataca más. Nadie cuestiona la situación al revés.

Y es que estamos hablando de antes de los setenta y esa pareja era algo inaudito incluso en personas públicas! Juana Ginzo es mucha Juana y Luis Rodríguez Olivares no se queda atrás.

Mucho antes la primera entrevista que vi de Juana fue en una revista femenina, recién salida al mercado, Dunia , y que compré en un quiosco para que me tapara porque, al parecer, iba con una camisa que levantaba a mi paso todo tipo de comentarios masculinos obscenos, lo que me hizo sentir totalmente atrapada, así que camine con la revista cubriendome y los brazo cruzados hasta llegar a casa, harta del mundo!.

Cuando la ojeé vi la entrevista con Juana Ginzo que despertó mi total admiración por sus respuestas rompedoras con el modelo social que vivíamos, sin llegar a imaginar jamás que iba a conocer en persona a alguien así. Ni a ella ni a Luis. Más de 25 años después estuve con unos amigos muy queridos en su casa de Madrid comiendo y fue una jornada inolvidable en la que ambos cocinaron para todos.

Podríamos haber permanecido allí sin sentido del tiempo. Por suerte Juana, sin contemplaciones, nos dijo, “se acabó la tertulia, que ahora tenemos que prepararnos para ir a la entrega de los Goya”, lo que le agradecí en el alma porque, desde nuestra “pazguatez”, no sabíamos como despedirnos, ni como hacer nada. Solo sabíamos estar disfrutando como en una nube de estar en su casa, hablando con ellos.

Como imaginar que iban a formar parte de mi vida aunque estén a cientos de kilómetros!

A día de hoy mantengo el contacto con ellos a través de Luis porque Juana, aunque se acuerda en parte de habernos conocido, a estas alturas sus intereses están puestos en otras cuestiones. Pero gracias a Luis seguimos profundizando el conocimiento de nuestra manera de pensar y ver el mundo.

Y esto viene a que dos famosos españoles han tenido una historia de amor desde los años sesenta como la de Grahame y Turner en los años setenta, pero sin tragedia. Ellos también han contado su experiencia y siguen conviviendo ajenos a las desdichas hollywodienses que tanta seducción proporciona al cine.

Gracias amigos. Un abrazo de corazón, sin medida!

Mononeuronas al poder

Imposible dejar pasar y no hacerse eco de este artículo después de la propagando que ayer se hizo desde los domesticados medios de comunicación,  con diferente pelaje ideológico (aunque es muy reducido el espectro) al responsable del foro más infame de la net, al que planeta le publicó un libro firmado por él.  Unas entrevistas frívolas,  dando cancha a las justificaciones de la existencia del foro,  sin  animo de entrar en profundidad en la realidad de esa basura misógina de la que presume. Igual la razón es que tampoco el cerebro del tipo, visto frente a frente,  da para mucho más y por eso dudo, dada la escasa terminología que usa y su vocabulario reducido, que haya escrito nada que merezca la pena figurar en un libro excepto quel detrás de él esté una mente machista ensalzada por el sistema  de un reverte de turno que se identifica plenamente con la mononeurona del maromo. Gracias , una vez más, Barbijaputa

Escribir sin pensar

Dice Gonzalo M. Tavares que él no es capaz de pensar una cosa de antemano sobre la que escribir, sino que escribe según va pensando. Y me siento identificada con esas palabras porque a veces voy en el coche y me digo.. voy a escribir sobre equis tema que llamó mi atención, pero se me amontonan los equis tema y decido que no escribo nada sobre nada. Y menos sobre la política actual en la que, inevitablemente, estamos enlodados hasta el cuello. Me llega la imagen de Omaira la niña de Armero … y acabaremos como ella, porque nadie hace nada para evitar este lodo que nos sumerge hasta ahogarnos.

Así que si me siento delante de la pantalla y mis dedos no se mueven casi con vida propia sobre las teclas, cierro y hasta otro momento. Hay un bloqueo que me paraliza no solo las manos sino la neurona esa que flota en mi cerebro, algo solitaria últimamente.

Y en el día a día pasan cosas que me hacen pensar   que este gobierno no es una casualidad ni una maldición como plaga de Egipto. En el entorno encuentros las claves.

Una compañera catalana y de ideología independentista -con un marido fascista de clara tradición paternofranquista que dice unas barbaridades que yo no me atrevería a comentar a nadie, además de unos amigos en la línea de su marido- me dice  ahora que ella en realidad nunca fue muy partidaria del independentismo, su familia si, pero ella “casi nada”… que lo que pasa es que está contra las políticas de este gobierno.

Hace poco, durante las horas más álgidas del process,  me decía que encontraba un puntito sexy a Puigdemont,  en cambio ahora le parece que, en realidad, no solo no lo es, sino que hay que pedirle explicaciones por algunas de sus “actividades” en la línea de fechorías. Tampoco le parece creíble que el estado sea capaz de matar para conseguir sus objetivos, sean éstos lo despreciables que sean, como por ejemplo en el caso del atentado de Barcelona y el iman de Ripoll.

El terrorismo de estado lo  vemos cada día en cada país. Nos lo muestran las películas de uso común como “En el nombre del Padre” de Jim Sheridan, “Agenda Oculta “ de Loach, muy conocidas por el público general y otras películas italianas y alemanas de los setenta y ochenta que se han distribuido menos pero con un contenido que continúa vigente. Pero no se trata de hacer una lista exhaustiva sino de que  esto es lo que nos muestran desde el cine, sin cortarse nada, por no hablar de la realidad de las guerras y los crímenes de estado de Israel, Burkina Faso (asesinato de Sankara), Siria, Libia…… y algunas otras que aparecen en la prensa y forman parte de una cultura general básica.

Pero ya se sabe que la incapacidad para relacionar lo que vemos y sabemos es el origen del subdesarrollo como afirmaba mi admirado Titón.

He vivido más realidades cercanas delatoras de que este  abuso de poder que padecemos, prensa, policía, jueces y gobierno  trabajando de manera conjunta,  no es una casualidad caída del cielo. Han logrado domesticarnos y alcanzar sus objetivos: el silencio, el temor  hasta a decir buenos días demasiado alto, por si se contradice con la información oficial.

No es que cada día este país se parezca cada vez más al franquismo, es que hace más de seis años que es franquismo sin tapujos.

La dictadura está servida, señores. Y no es que no la viéramos venir!.

“Dogmachismo” — AUTOPSIA

No es cuestión de dogmatismo, sino de “dogmachismo”, es decir, de “proposiciones tenidas como ciertas y como principios innegables” construidos por el machismo, o lo que es lo mismo, al amparo de la normalidad de una cultura levantada sobre las referencias de los hombres y, por tanto, comunes a todos ellos. Por eso la defensa […]

a través de “Dogmachismo” — AUTOPSIA

Madres asesinas y buenos padres que matan

De imprescindible lectura ante una realidad que cada día nos deja sin palabras

AUTOPSIA

Entre los hechos y la realidad está el significado, que es lo que permanece y da sentido a la historia de cada día. Los acontecimientos sólo son la inspiración para redactar el relato, las referencias necesarias que permiten escribir el tiempo con continuidad y sin sobresaltos que rompan el sentido de lo vivido hasta el presente y el mañana esperado.

Y esta situación que se observa en la forma de escribir la historia sobre el pasado y transmitirla, de manera especial a la hora de interpretar los conflictos, guerras, victorias y derrotas, sucede cada día en aquellos hechos que de una manera u otra tienen impacto directo en la forma de organizarnos y relacionarnos sobre las ideas, valores, creencias, mitos… que se han adoptado y considerado adecuadas para convivir.

Es lo que sucede con a violencia de género, una violencia estructural que surge de la propia “normalidad” que la cultura…

Ver la entrada original 1.290 palabras más