nos gusta el xhocolate

Antes de continuar leyendo quiero advertir que el blog consideró que este comentario tenía lenguaje indecente y me recomendó cambiarlo. Si sigues leyendo, puede herir tu sensibilidad pero espero que entiendas bien las expresiones manifestadas con eufemismos.
Y a mi que lo que me parece indecente es vomitar!.
 
Hace unos días Shere Hite hablaba de la necesidad de que los hombres dejen a un lado los miedos para hablar y emocionarse sin pensar  que es debilidad hacerlo. Decía que las mujeres lo agradeceríamos. Sin duda tiene razón y tal vez sea tema de otro artículo hablar de lo que deben dejar a un lado las mujeres en su relación con los hombres.¿La manera de mirar el sexo, tal vez?.
 
 A mi me asombran muchos comentarios de mujeres jóvenes, cercanas, supuestamente liberales y liberadas, como se decía antes (o se sigue diciendo ahora también?). Comentarios donde comparan hablar de un vómito con hablar de comerse una zanahoria. Ambos desde el asco. Desde la óptica del rechazo hacia las dos situaciones por igual.
Y yo me callo y miro asombrada a mi alrededor y pienso que Shere Hite solo es una teórica porque la realidad está aún a años luz de lo que ella ha conseguido retratar.
Y me pregunto qué relación habrá entre esa mirada sobre el mundo y el alto porcentaje de mujeres en ansiolítico. Motiván y orfidal… juntos y revueltos. En un combinado capaz de generar una dicotomía  de actitud como sus propios nombres. Una mezcla  que envuelve una gran parte de los comportamientos cotidianos que me encuentro.
Al final va a ser que la educación esa marcada a machamartillo en nuestra cabeza por los siglos y que nos hace vivir en contínua dicotomia entre lo que se desea y lo que se debe desear, nos permite soportar la mezcla de tan dispares drogas sin que se nos mueva una pestaña, pues nuestras neuronas están acostumbradas a enfrentarse continuamente a la disparidad. Y las de las mujeres aún mucho más, por eso somos tan resistentes a los psicofármacos. No hay nada más dispar que lo que desea hacer una mujer y lo que le han dicho que debe desear. Orfidal y motivan bailando en nuestro organismo son peccata minuta al lado de esa losa.
Y esto que tiene que ver con comerse una zanahoria o vomitar?. Para mi nada, pero para muchas es sinónimo.
Por eso somos tan aficcionadas al chocolate. Sigue siendo un magnífico sucedáneo.
Pero donde esté una zanahoria!…, que diría Bugs Bunny
 
Anuncios

Acerca de mestiza26

curiosa
Esta entrada fue publicada en Sexo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s