No me apetece decir nada

 
Ha sido una semana en equilibrio entre yo y el mundo.
El mundo me ha enseñado los rotos de los calcetines del presidente del banco mundial. Si así trata a sus pies, que no les pase nada a los de las hipotecas. Claro que el aspecto de suciedad que ese hombre emite es algo inenarrable. Mejor no sigamos averigüando sus intimidades porque con lo que se ve, sobra. Mucha gente ha justificado que alguien con tanto poder y dinero se encuentre en semejante situación. En el fondo piensan que lo hace más cercano a nuestras miserias y les crea la sensacion de que tampoco está tan lejos de los de a pie alguien que decide sobre nuestro dinero. No sé que pensar ni de la gente que lo justifica como que a todo el mundo le puede pasar algo así, ni de un tipo semejante que decide  sobre nuestra economía. Solo me  echo a temblar. E intento mirarme a mi.
 
Pero no por ello dejo de temblar.
 
Ha sido una semana demoledora, llena de intensidad.
 
Por un lado sentía que me deshacía en lagrimas por dentro mientras caminaba cada día. Me sentía como Iguazú, agua que barre las entrañas, mientras hablaba, miraba, trabajaba, luchaba, planeaba… una semana intensa llena de deberes externos. E Iguazú continuaba mientras yo aguantaba el tipo con firmeza. Sé que las cataratas dejarán de fluir.
 
Si las cosas tienen solucion, para qué preocuparse… y si no la tienen… para qué preocuparse.
 
si tu me dieras lo que te sobra de un beso
si me regalas lo que dura una mirada
si me dejaras…
si me dejaras al menos todo eso
si me dejaras al menos todo eso
podria tenerte a ti, sin tener nada

Hoy, yo me beso y me lamo las heridas que me dejas
me son queridas, quizas porque marcan
tu recuerdo…
perdoname, mi amor, si se me olvida
acompañarte lentamente hasta la puerta

Si acaso un dia pasaras por aqui cerca
perdoname el desorden de mi mundo
te encontraras siempre la puerta abierta
para pedirte el resto de un segundo

 
(Pasión Vega: El rumbo de tus pasos)
 
 
Anuncios

Acerca de mestiza26

curiosa
Esta entrada fue publicada en girando. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a No me apetece decir nada

  1. Kmaleon dijo:

    Es una reflexión tan íntima y personal que, quién no esté en tu arco amistoso, como yo, debería quedarse fuera…Pero como la haces pública, la comento desde el respeto, desde la puerta, sin entrar….
    Lo otro, lo del presidente bancario con tomates en los calcetos sí que me ha hecho gracia. Es que hoy dia hasta parta entrar a las mezquitas hay q ir preparao
     
    Salud ..y un beso
     
    K.

    Me gusta

  2. María A. dijo:

    Lo que nos da de vivir también nos quita la vida. Un beso

    Me gusta

  3. Ellobo dijo:

    Confía. Todo tiene su solución, aunque algunas veces no nos guste la que aplica el tiempo y las circunstancias.
    Me encanta tu intimismo y ese rico mundo de sentimientos que afloran en tus escritos.
    Un beso con esperanza.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s