Las palabras

 
Las palabras se despiertan a veces con una voluntad ingobernable. Llegan, piden turno en la cola que forman los adjetivos y los adverbios ante el mostrador de las ideas, ocupan el centro de las conversaciones o de las páginas, y se hacen notar penosamente, convertidas en el espectáculo ingobernable de la fiesta, como el borracho que pierde el sentido del ridículo. Las palabras suele ir por la vida como alumnas uniformadas en el colegio del idioma, pendientes de la disciplina al saludar en público y de sus rodillas al sentarse, acostumbradas a no dar la nota, porque su belleza y sus poderes biológicos están destinados a la reproducción de un aire compacto de familia. Pero hay días en los que se levantan ingobernables, dispuestas a tirar las sílabas por la ventana. Las palabras se quitan los calcetines, se ponen zapatos de tacón para hacer ruido en los pasillos del estilo y buscan un teatro de operaciones. Algunas prefieren la fama callejera, el tumulto ingobernable de los televisores o de las plazas, y saltan por las bocas igual que si fueran de cama en cama, hasta convertirse en moda social, en estrellas de temporada, acompañantes asiduas de políticos, locutores y ciudadanos parlanchines. Otras se deciden por la soledad rumiante de una pantalla de ordenador, y esas son el peligro, la pesadilla de los escritores
(Luis García Montero: Almanaque del fabulador, pag. 186-187 "obsesiones" )
 
Necesitaba recorrer algo bello y, además de algunos blogs, como los poemas de Ogigia y Kit, las palabras de Simbad, de Kuko…me decidí a retomar a Luis esta vez en prosa… y os ajunto el regalo porque, como siempre, derrocha belleza. Para terminar el fin de semana con buen sabor de boca.
(esta foto la hice en 1982 camino de Salamanca  en un bar de carretera que vendía además, flores )PENSAMIENTO
 
Anuncios

4 comentarios en “Las palabras

  1. hola Anyi, este leproso de la ignorancia llegó hasta aquí, para presentar disculpas, para agradecerte tu visita a mi entristecido blog, y para corroborar que si, que las palabras en ocasiones son caprichosas y se hacen ingobernables, enfrentado a los predispuestos como es mi caso, antes de mi adiós, te diré que después de leer tus entradas, he podido entender, que el error de la maldita "h" es mas que posible que se deba a un salto del teclado, y no, imputable a ti, lo lamento, tanto es asi, que en este comentario, y para que mi sentido de la culpabilidad quede mas en deterioro, si no hubiera corregido, el comienzo hubiera quedado un "ola" por la misma razón, si no me declaras "persona no grata", seguiré visitándote, un saludo.

    Me gusta

  2. Agradezci que en ningún momento hayas dudado de que el error de la maldita h se deba a un saltd de mis dedos en el teclado. Buenos días y gracias por visitar mi blog.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s