El dolor de ella

 

"Ella intuía que no iba a ser fácil ignorar  lo sucedido pero decidió dormirlo en un lugar oscuro de la memoria y creyó que diciendo hasta aquí, no volvería a encontrarse frente a frente.

Pero la realidad es más terca que los deseos y fue inevitable que apareciera en su imaginario una y otra vez, que cortara su deseo de caricias y que sintiera que ya no podía sentir. Estaba lastimada y se sentía como un muñon. Aunque los que padecen la falta de algún miembro cuentan que, en ocasiones, sienten el dolor del mismo, aunque ya no esté. Su realidad emocional le provocaba la misma sensación. No podía sentir nada y cuando sentía, era dolor.

Por eso cada día escuchaba a Mecano “entre el suelo y el cielo” o se encontraba tarareando su letra, aunque la razón le gritaba que no era el tiempo ya.

Buscaba en los poetas palabras para ponerle cataplasmas al dolor y conseguía sentirse como un miembro dormido, no mutilado. Pero eso era solo a veces.

Iba notando cada vez más que el tiempo no cura si la herida sigue abierta, solo crea una fibrina que impide cicatrizar por muchos apósitos y ungüentos que se pongan.

Y después de muchas curas, queda la cicatriz para recordarle donde estuvo instalada. Cicatriz que hace más pequeña el alma"

 

Y es que cuando el dolor  se sienta en  la mejor butaca de la casa, no hay quien lo eche de allí.

Aunque sigas viviendo como si no existiera. Me pregunto por qué se le deja instalar y se le ofrece el mejor asiento, siempre que se anima a visitarnos. ¿No deberíamos cerrar la puerta antes de que entre o más bien, no acudir a abrirla cuando llama?. Si en realidad siempre sabemos cuando es él el que llama. Nunca se esconde.  Pero siempre abrimos.

Supongo que en muchos casos representa una forma de estar vivos. Sentir algo, aunque sea dolor, ya que es una de las sensaciones más intensas que percibimos.

 

Pero si Marguerite Durás escribió un libro con el título "El dolor"(1985)  tiene que ser un sentimiento tan poderoso como El Amor (1971), que también dió título a otro libro suyo. Y para mi Marguerite es alguien que sabía mucho de ambos sentimientos.

 

(Buscando en  la red una foto de M.Durás , me encontré este enlace  que llamó mi atención por parecerme un recetario para sazonar emociones. Como si fuera la termomix, pero para el alma. Lo ajunto. http://www.consultasexual.com.mx/Documentos/dolor.htm  )

 

CORAZON ROTO

 

Anuncios

4 comentarios en “El dolor de ella

  1.  ….heridas que nunca se curan? Las hay dicen aunque no las he sufrido pero sí la experiencia del dolor y me parece especialmente acertado  Shakespeare en el soneto XXXIV cuando dice:
     
    For no man well of such a salve can speakThat heals the wound and cures not the disgrace
     
    pues no ha de alabar nadie el bálsamo que cicatriza la herida pero no cura el mal
     En cuanto a M. Duras, la he leído muy poco aunque es una presencia en mi vida ya, te recomiendo si aún no la has leído su biografía escrita por Laure Adler y publicada por Ed Anagrama.
     Sara
     
     
     

    Me gusta

  2. mm gracias por tu referencia ,Sara. He leido su obra y lo escrito por Yann Andrea cuando estaba en la clínica, pero no su biografía. Anotada queda.

    Me gusta

  3. Es más, no va conmigo y pienso buscarla también.
    Conozco (y me encanta) su obra pero no sé nada de ella.
    Gracias a las dos
    Rebesos
    k.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s