Quedarse en los dieciseis

Para mi desgracia.

Bueno llamar desgracia a una tontería es pasarse siete pueblos con la que  está cayendo, la verdad. Lo cierto es que llevos dos días llamándome tonta mil veces por algo que no deja de ser una nimiedad en sí mismo pero me conduce a relacionarlo con otros muchos aspectos de mi vida.

 El hecho en sí una nadería: tuve la ocasión de hablar con Aute, sería la tercera vez ya si lo hubiera hecho, porque lo  tuve al otro lado del cristal de la cafetería el tiempo suficiente para salir y decirle que su concierto había sido magnífico, extraordinario, por que lo había sido sin duda. Estaba con una compañera de trabajo y sus amigas y me quedé bloqueada, mirando para él . El nos vio y estuvo allí delante un rato, y no fui capaz de mover un solo pie, solo mirar.  Tal vez entrará, pensé.

Los temores de siempre: seré inoportuna, no sabré que decir, haré el ridículo, diré algo inconveniente, no tendrá ganas de ser molestado, estará cansado………….las eternas excusas de mi inseguridad grabada en mi mente a fuego que sigue paralizándome como a los dieciseis.

Solo tenía que estirar la mano y tendría lo que estaba esperando, porque estábamos alli sabiendo que pasaría necesariamente por delante o, incluso, entraría.  Sin embargo no me moví y lo vi alejarse lo suficientemente despacio como para darme  tiempo a reaccionar. Pero ni así. Y más fácil no podía haber sido. Creo que es uno de los paradigma de mi vida: esperar y no saber tender la mano a tiempo para coger lo que quiero. No lo he conseguido en todo este tiempo… y mucho me temo que no saldré jamás de los dieciseis en este sentido (y temo averiguar en cuantos más).

No es más que un hecho sin importancia pero que me ha llevado a otras mil situaciones de mi vida que si la han tenido. Decir siempre lo contrario de lo que siento o de lo que pienso por temor a desnudarme demasiado. Bloquear los sentimientos e incluso las sensaciones actuando de manera diferente a lo que de verdad deseo hacer cuando se trata de interacionar con  los sentimientos de los demás. Siempre pienso  que lo que siento es una tontería que nadie va a entender y que ni mucho menos es compartida. La realidad me ha mostrado muchas veces que no tengo razón pero así y todo, no aprendo.

Y en estos años solo en ocasiones muy contadas he conseguido librarme de ese bloqueo. Y sé que he tenido siempre suerte, mucha suerte a pesar de mis miedos. Tal vez porque fueron los otros los que avanzaron hacia mi.

Si Aute hubiera entrado, seguramente le habría hablado, pero yo no supe salir a buscarlo. Y todo lo que me he perdido, supongo.

 Siempre me queda la música.

Es el refugio de mi cobardía. http://www.youtube.com/watch?v=_4_UeLeQ3vw

Anuncios

3 comentarios en “Quedarse en los dieciseis

  1. Que exagerá eres, leñe, no creo que solo fuese miedo, y si lo fuese, no pasa nada…
    Yo siempre pienso igual que tu, que son personas, y como personas, no siempre están de buen humor, ni con ganas, aunque seguramente pondria cara de que si… Deja de lamentarte, y la proxima, en vez de pensar, lanzate, sin mas, a ver que pasa…
    Un saludo

    Me gusta

    1. jajjajaj .eso quiero, lanzarm e fernan.. pero lo de Aute fue una tontería, solo que me hizo pensar en otras cosas y en otros momentos en que tambien una se ha quedado paralizada. Lo más probable es que él me hubiera agradecido el comentario, me firmaría un autógrafo como ya hizo, nos dieramos un pare de besos y luego se marcharia como siempre.. Eso es lo de menos. El problema fue que relacioné mi paralisis con mis paralisis habituales.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s