Enredándome

comunityDiablos! que abandonado tengo el blog! esto de las redes sociales me lleva mucho tiempo, varios blog, varios facebook, twitter…. parezco un comunity manager de esos y yo no  estoy dispuesta a estar  sentada delante de una pantalla todo el día así que el abandono bloguero está  cantado. Y eso que pasan por mi cabeza miles de pensamientos, a veces demasiado veloces.

Y si primero pienso en Comunity  manager, zas! consigo entrar en un curso para conocer de cerca el tema. Empiezo hoy y estoy emocionada porque confío en que gestionando adecuadamente consiga más tiempo, tanto para mis necesidades como, quien sabe, en el futuro necesidades de otros.

Por dejadez  me dejé en el tintero un artículo de Juanjo Millás que me había impactado, así que aprovecho ahora que paso por aquí, para citarlo e incorporar el texto que considero no tiene desperdicio.

Texto de 28 de febrero de 2014 en El País escrito por Juan José Millás

En una época de paro, explotación y supresión de derechos laborales, los sindicatos de clase deberían gozar de un protagonismo del que huyen como de la peste. En una época de políticas de extrema derecha, con atentados gravísimos a las libertades individuales (la ley del aborto, verbi gratia), los partidos de izquierda deberían brillar como el neón en las encuestas de intención de voto. En una época de mentiras públicas diarias, lanzadas a granel en los telediarios, en las emisoras de radio y hasta en el Congreso de los Diputados, la verdad debería declararse Patrimonio de la Humanidad o ser objeto al menos de los cuidados de las especies en extinción. En una época en la que la monarquía se falta el respeto a sí misma cada martes y cada jueves, la República debería constituir una aspiración moral de proporciones ciclópeas. En una época en la que se contempla pasivamente cómo un grupo de inmigrantes se ahoga intentando alcanzar la orilla o, peor aún, se contribuye a que mueran con disparos de pelotas de goma, los que se llaman a sí mismos defensores de la vida deberían incinerarse a lo bonzo ante el Ministerio del Interior para poner en evidencia el cinismo gubernamental. En una época en la que los bancos roban a sus clientes, en la que a los políticos se les descubren cuentas en Suiza un día sí y otro también, en la que los enfermos agonizan y mueren en los pasillos de los hospitales, en la que el peso de la carga fiscal cae sobre las clases medias y bajas, y en la que se amnistía a los defraudadores de gran tonelaje, el periodismo de denuncia debería conocer uno de sus momentos de gloria: deberíamos hacer cola por la mañana, a la espera de que abrieran los quioscos, para conocer el escándalo del día.

¿Qué ocurre entonces? No sé, quizá, que la obsesión por lo que nos pasa, nos impide averiguar lo que pasa.

Fuente:http://elpais.com/elpais/2014/02/27/opinion/1393504647_753796.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s