… or just walk around with you

imagesEn 1974 yo trabajaba y además soñaba con ser periodista pero había que ir a Madrid a estudiar y yo no había hecho el COU. Tropecé con alguien que colaboraba con la empresa  y me animó a estudiar a distancia. Entonces percibí una posible puerta abierta a la esperanza de lograr mis sueños  y decidí estudiar COU nocturno y el acceso a la Universidad en octubre de ese año.  Fue esa decisión lo que me abrió a todo un mundo insospechado por mi: un extraordinario profesor de literatura que más tarde fue también amigo, Jose Bolado,  me proporcionó una lista de autores “imprescindibles” totalmente desconocidos en el círculo en el que yo me movía entonces; compañer@s que también trabajaban y además luchaban  por sus derechos; nuevos términos en el lenguaje de mi diccionario personal… Todo un mundo que absorbí como una esponja con todos mis poros abiertos a las novedades que me iban atrapando.

Franco se moría muy lentamente y yo iba conociendo la lucha obrera, leía todo los autores malditos que caían en mis manos: dormía poco, trabajaba, estudiaba y leía sin parar. Y conocí la música de la mano de un grupo de gente del instituto muy diferente a lo que estaba acostumbrada a tratar: escuché a Dylan, me empapé de los Rolling Stones y apareció Leonard Cohen desatando mi pasión absoluta y rendición total a esa voz que aún no entendía . No podía dejar de escuchar una y otra vez las viejas cintas que me prestaban

Capitulé sin  pelear  ante  su voz y sus letras, leí sus libros de poemas mal traducidos e historias que sucedían en ciudades americanas y canadienses que a mi me resultaban muy lejanas, desconocidas e incluso ajenas a mi inexistente experiencia vital, pero estaba totalmente entregada a su música. Me había atrapado con “so long Marianne” “Suzzane””Hey, That’s No Way to Say Goodbye” “The partisan” “I Tried to Leave You” .

Fue toda una revolución, hormonal incluso, que desordenó mi aburrido y ordenado mundo. El cerebro estaba empezando a situarse en la realidad social  y personal que yo había obviado hasta entonces, como si no fuera conmigo el tema.images-1

Después vendrían “Hallellujah” “Dance me to end of love” “I’m your man” y  “First we take Manhattan” que junto con “Everybody knows” son toda una declaración de intenciones contra este maldito fascismo.

No hay un ápice de esperanza?

Desde hace 42  años yo he seguido la historia musical de este hombre al que jamás pude ver y escuchar en directo. Era uno de mis sueños hasta hoy mismo.

Cuarenta y dos años  de amor incondicional a sus letras, a su voz, a su música y a su repulsa hacia el sistema.

Gracias por dejarnos tantos y tan bellos regalos. Realmente es mi hombre, tiene razón.

Y no, al final no estudié periodismo, pero si  finalicé los estudios en la universidad después de aquel año que supuso todo un cataclismo en mi vida con la irrupción de la  voz y las canciones de Cohen  en mi cerebro, haciendo añicos  todos mis encorsetados esquemas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s