Frases al peso

Hace unos días leía en el muro de facebook de una compañera una frase firmada por Bucay. No sé cual. Son todas igual de penosas. Yo con ironía le propuse que la próxima fuera de Coelho. Entonces me respondió que pusiera yo una chula y le contesté que no tenía ni una. No tengo frases de ayuda personal. Si acaso algún refrán sin convicción y por tradición.

Recordé que de joven ponía frases en mis libretas antes de iniciarlas, tipo “amar es dar” o “antes morir que pecar”. De esa última se carcajeó un profe de lengua y literatura hasta las lágrima y yo me sentí ridícula cuando, además, me pregunta “tú sabes lo que quieres decir con eso?”.. y ciertamente no, no lo sabía. Tenía 14 años y apenas sabía nada de nada.

Después, más mayor, estaban los posters de chaplin con frasecitas  que si el arbol, que si las lágrimas y el bosque o la puesta de sol…qué se yó! No me decían nada pero sonaba tan progre colgadas en la pared junto a una cara de el Ché que tampoco me decía mucho (lo guapo que era, eso si)

Anda que ésta…. se las trae!

Pasada la fiebre de las frasecitas -porque mira tú que la de amar es dar qué diablos significa¡-, me olvide de consignas rimbombantes aunque aún no era consciente de que estaban huecas.. simplemente supe que no las entendía, que no era progre ni santa ni nada. Pero eso fue mucho, muchísimo tiempo después. Cuando empecé a leer todo lo que de adolescente no estaba a mi alcance y, además, desconocía que existiera, pero esas lecturas no me aportaban ya frases contundentes con las que jugar aunque no supiera lo que significaban, antes bien me planteaban miles de preguntas sin respuesta clara o con varias posibles. Y fui aprendiendo a elegir yo las respuestas.

Desde hace unos años los libros de autoayuda, infectados de frases hueras pero muy tajantes que no resisten un análisis mínimo de significado, se usan como muletas, sin pensar. Los hay incluso específicos para mujeres.

Y yo creo que esa moda se la debemos a Camino, de Monseñor, que es el paradigma de la autoayuda y las frases sin contenido. Y está de moda.. nos gobierna en todas las áreas: iglesia, gobierno y  judicatura

No me resisto a dejaros un regalo a ver si alguien es capaz de decirme su significado:

Te juegas la vida por la honra… Juégate la honra por el alma.

Resulta que ahora que llego a la vejez  se empeñan en venderme, una vez más, frases al peso! pues anda que….

Anuncios

2 comentarios en “Frases al peso

  1. Totalmente de acuerdo, creo incluso que también he escrito algo sobre el tema. Es que en Gurulandia se vive muy bien. Además, nos hemos convertido en perezosos mentales, hasta las frases queremos que nos las den hechas.

    Le gusta a 1 persona

  2. jajja.. no creo que sea de ahora. Recuerdo hace años en un autobús se sentaron delante de mi dos señoras de cierta edad, mucho más que yo entonces y casi como yo ahora, que se pusieron a hablar entre ellas comentando “la vida” y utilizaron únicamente refranes y frases hechas durante todo el trayecto: “hay que ver como está el mundo” antes esto no pasaba” “la juventud no sabe lo que quiere” “grano a grano desaparece el granero” “todo lo quereis, todo lo perdeis”… y así durante media hora de trayecto. Yo no me perdí detalle pero en realidad no sé de que hablaban en concreto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s