Mes: marzo 2018

Madres asesinas y buenos padres que matan

De imprescindible lectura ante una realidad que cada día nos deja sin palabras

AUTOPSIA

Entre los hechos y la realidad está el significado, que es lo que permanece y da sentido a la historia de cada día. Los acontecimientos sólo son la inspiración para redactar el relato, las referencias necesarias que permiten escribir el tiempo con continuidad y sin sobresaltos que rompan el sentido de lo vivido hasta el presente y el mañana esperado.

Y esta situación que se observa en la forma de escribir la historia sobre el pasado y transmitirla, de manera especial a la hora de interpretar los conflictos, guerras, victorias y derrotas, sucede cada día en aquellos hechos que de una manera u otra tienen impacto directo en la forma de organizarnos y relacionarnos sobre las ideas, valores, creencias, mitos… que se han adoptado y considerado adecuadas para convivir.

Es lo que sucede con a violencia de género, una violencia estructural que surge de la propia “normalidad” que la cultura…

Ver la entrada original 1.290 palabras más

Anuncios

El día de la langosta

Llevo desde el fin de semana petrificada. Más de lo habitual.

El viernes la policía detuvo a un tipo al que, sin la menor duda, se le puede aplicar lo de excusatio non petita acusatio manifiesta…porque el día anterior se paseó por los medios hablando de su relación con la gijonesa desaparecida en la villa de Navia, ofreciendo información que pretendía derivar las pesquisas hacia otro lado. También nunca mejor dicho lo de “la policía no es tonta” y, tras la entrevista que pretendía ser exculpatoria, el viernes lo detuvieron. Ayer lunes reconoció su crimen. El tipo no creo que pase del metro sesenta centímetros de altura pero su chulería no tiene medida.

Cuando suceden estas barbaridades suelo dejar un espacio antes de condenar al sospechoso de turno mientras, a mi alrededor, el viernes escuché todo tipo de calificativos desorbitados y reacciones violentas para el supuesto agresor que, ciertamente, resultó ser el asesino. Si las pruebas lo confirman. Yo planteé la posibilidad de esperar un poco antes de condenarlo, pero me miraron muy mal todas mis compañeras. Y es que hay cierta alteración porque en el entorno inmediato hay aún dos mujeres desaparecidas y con toda la pinta de no serlo voluntariamente, así que la crispación es alta.

A esto añadimos el niño de Almería que, tras doce días de incertidumbre, ha aparecido asesinado por la novia de su padre. Joven, negra y extranjera…. para que queremos más!. Las redes se han convertido en un hervidero de gentuza.

Gentuza que cree que reaccionando así, pidiendo venganza porque su indignación es la más mejor que la de nadie, nunca dudaremos de ellos, siempre consideraremos su comportamiento ejemplar y nunca los veremos como posibles asesinos ni personas dañinas. Gentuza que condena sin preguntar y mataría sin reparo para demostrar que forma parte de los “buenos”, que se consideran muy por encima del bien y del mal. Y si los demás no decimos ninguna barbaridad contra esa mujer (incluida la madre del niño) es porque carecemos de dignidad, sensibilidad y empatía y a saber de qué no seremos capaces!

En cambio los que más voces dan y más barbaridades dicen se sienten ciudadanos decentes y “como dios manda”. Se encumbran por encima de cualquier duda. Ciudadanos fuera de toda sospecha.

Decir que estoy aterrorizada quizá sea una palabra excesiva, pero la sensación que tengo se le parece mucho.

A última hora de ayer he leído comentarios, ante las palabras sensatas de la madre del niño asesinado, probablemente mas bárbaros y más indecentes de una ciudadanía enferma de odio que forma parte de una sociedad cómplice de un gobierno culpable de que nos sintamos mal, sin que seamos capaces de actuar contra él. Ni siquiera lo vemos como el déspota, ladrón e inhumano enemigo que es.

Ni la gente de a pie ni los partidos de la oposición actúan. Todo permanece inmutable como si nos hubieran caído encima como una plaga “por la gracia de dios”.

Estoy derrotada. Me siento como cuando vi la película que da título al post. Han pasado cuarenta años desde entonces, pero cada vez se hace más real y cercano el horror que me causó. El que siento ahora. No la he olvidado. También la multitud estaba furibunda hasta el linchamiento….

Lástima que estas películas no las repongan en la televisión para constatar cómo una sociedad enferma genera gente perversa como la que se destapa con la complicidad de los medios de comunicación, voceros del horror sin preocuparse de las consecuencias. Midiendo su altísima capacidad de manipulación. Orgullosos ellos de su poder, escalando los máximos niveles de infamia.

Estamos rodeados de gente que cada día resta importancia y obvia noticias como éstas:

https://www.telesurtv.net/news/unicef-ninos-muertos-siria-2018-20180302-0027.html

https://www.elespectador.com/noticias/el-mundo/siria-mas-de-20000-ninos-han-muerto-en-siete-anos-de-guerra-articulo-743928

Que no les importa que aquí la infancia muera lentamente cada día. Nadie insulta ni desea la muerte a un gobierno culpable de esta situación. Ni siquiera le piden responsabilidades. Será porque el gobierno no lo forman ni negros ni mujeres.

https://politica.elpais.com/politica/2017/04/13/actualidad/1492085400_707384.html

https://www.20minutos.es/noticia/3065132/0/pobreza-infanil-espana-informe-unicef/

Mi agotamiento y rabia alcanzan límites que no sabía que podía soportar.

Van ganando ellos

El  lunes hablábamos a primera hora en el despacho sobre la huelga y, con sorna, digo que si la reina vació su agenda para el día 8 y todo el mundo de la prensa alaba el gesto, como no vamos a ir las demás a la huelga!… a lo mejor aparece en la manifa camuflada!. Se sumó otra compañera a la conversación cuando la primera estaba diciendo que se lo iba a decir a su suegra, fachilla ella, que hasta su reina  admirada  secundaba a las mujeres. Yo le planteé que había cosas que era mejor no hablarlas ya con la familia porque no se conseguían más que malas caras, pero ella afirmó  que había que hablar de todo.

La compañera que se unió, catalana, dijo que si, que en su familia y en las familias catalanas se hablaba de todo, que no nos creyéramos lo que decían c’s de que las familias en Cataluña no se hablaban. Las palabras familias catalanas actúo como un resorte de tal magnitud que la primera desapareció como un a inhalación de nuestra vista. Si hubiéramos enseñado el crucifijo a un vampiro no habría tenido una reacción tan rápida de rechazo.

Y es que ya lo  dije: en  mi centro de trabajo no se puede hablar absolutamente de nada, dentro de poco ni del tiempo, por si hay disparidad de percepciones sobre el clima que nos rodea.

A esto uno el desinterés de un gran número de mujeres, técnicas que trabajan con mujeres, por el tema de la huelga del Día Internacional de la Mujer, como si no fuera con ellas ni con las mujeres con las que trabajan. Zona rural prácticamente olvidada socialmente

Y llego a casa, abro el correo y leo  el mail de mi amigo Luis que, sin anestesia, me suelta:” En cuanto al futuro… Yo estoy muy de acuerdo con el profesor Josep Fontana. Las clases dominantes han retomado el poder plenamente, ya no tienen enemigos que les inquieten. Ha fracasado la socialdemocracia que sirvió de barrera contra, por ejemplo, el comunismo y otros movimientos revolucionarios. Predicaban avances económicos y sociales pero el estado del bienestar ha desaparecido y la práctica de ese poder ha llevado a aumentar la desigualdad y el empobrecimiento. Y no hay revolución a la vista. Porque no hay otro modo.”

Cuanto daño nos hizo la caída del comunismo!

Por último, casi concluyendo su mail: “¿Recuerdas la frase del millonario norteamericano? Dijo algo así como que la lucha de clases (él la llamó guerra de clases) existe y la van ganando ellos. Pues así están las cosas. ¡Vaya panorama! Pero, Anyi, no hemos conocido otro. Y si lo piensas, es frustrante”.

Demasiado acertado en sus palabras aunque no es Luis un hombre pesimista en absoluto… pero es que la realidad nos aplasta.

Confieso que estoy viendo una leve rendija de luz que me hace creer que hasta aquí han llegado. Pero tal vez sea un espejismo cuando me paro a pensar en los resultados de las votaciones en Italia.

Lo realmente seguro es que  apoyo la huelga feminista. La derecha echa humo de rabia , asi que lo estamos haciendo bien!.