Escribir sin pensar

Dice Gonzalo M. Tavares que él no es capaz de pensar una cosa de antemano sobre la que escribir, sino que escribe según va pensando. Y me siento identificada con esas palabras porque a veces voy en el coche y me digo.. voy a escribir sobre equis tema que llamó mi atención, pero se me amontonan los equis tema y decido que no escribo nada sobre nada. Y menos sobre la política actual en la que, inevitablemente, estamos enlodados hasta el cuello. Me llega la imagen de Omaira la niña de Armero … y acabaremos como ella, porque nadie hace nada para evitar este lodo que nos sumerge hasta ahogarnos.

Así que si me siento delante de la pantalla y mis dedos no se mueven, casi sin vida, sobre las teclas. Entonces cierro y hasta otro momento. Hay un bloqueo que me paraliza no solo las manos sino la neurona esa que flota en mi cerebro, algo solitaria últimamente.

Y en el día a día pasan cosas que me hacen pensar   que este gobierno no es una casualidad ni una maldición como plaga de Egipto. En el entorno encuentros las claves.

Una compañera catalana y de ideología independentista -con un marido fascista de clara tradición paternofranquista que dice unas barbaridades que yo no me atrevería a comentar a nadie, además de unos amigos en la línea de su marido- me dice,  ahora, que ella en realidad nunca fue muy partidaria del independentismo, su familia si, pero ella “casi nada”… que lo que pasa es que está contra las políticas de este gobierno.

Hace poco, durante las horas más álgidas del process,  me decía que encontraba un puntito sexy a Puigdemont,  en cambio ahora le parece que, en realidad, no solo no lo es, sino que hay que pedirle explicaciones por algunas de sus “actividades” en la línea de fechorías. Tampoco le parece creíble que el estado sea capaz de matar para conseguir sus objetivos, sean éstos lo despreciables que sean, como por ejemplo en el caso del atentado de Barcelona y el iman de Ripoll.

El terrorismo de estado lo  vemos cada día en cada país. Nos lo muestran las películas de uso común como “En el nombre del Padre” de Jim Sheridan, “Agenda Oculta “ de Loach, muy conocidas por el público general y otras películas italianas y alemanas de los setenta y ochenta que se han distribuido menos pero con un contenido que continúa vigente. Pero no se trata de hacer una lista exhaustiva sino de que  esto es lo que nos muestran desde el cine, sin cortarse nada, por no hablar de la realidad de las guerras y los crímenes de estado de Israel, Burkina Faso (asesinato de Sankara), Siria, Libia…… y algunas otras que aparecen en la prensa y forman parte de una cultura general básica.

Pero ya se sabe que la incapacidad para relacionar lo que vemos y sabemos es el origen del subdesarrollo como afirmaba mi admirado Titón.

He vivido más realidades cercanas delatoras de que este  abuso de poder que padecemos, prensa, policía, jueces y gobierno  trabajando de manera conjunta,  no es una casualidad caída del cielo. Han logrado domesticarnos y alcanzar sus objetivos: el silencio, el temor  hasta a decir buenos días demasiado alto, por si se contradice con la información oficial.

No es que cada día este país se parezca cada vez más al franquismo, es que hace más de seis años que es franquismo sin tapujos.

La dictadura está servida, señores. Y no es que no la viéramos venir!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s