Amor. Justo como en la Radio

Casi siempre que puedo veo el programa “Días de cine” de TVE2 ,aunque ya no es como cuando lo presentaba mi amadísimo Antonio Gasset,  al que recuerdo siempre porque me suele traer a la memoria una de sus frases más contundentes “para ir al cine con esta cartelera hay que tener coeficiente intelectual negativo”.

La semana pasada me llamaron la atención los comentarios sobre la película interpretada por Annette Bening Film Stars Don´t Die in Liverpool (Las estrellas de cine no se mueren en Liverpool) , por los ríos de tinta que han corrido sobre el tema y  por su eslogan de mayor impacto. “Amor, Justo como en las películas”.  En las escenas que emitieron se ve que hay mucho glamour con modelos pastel y mucho “flou artístico”. Y es que Hollywood vende lo que cae en sus manos sin reparos difuminando la realidad que haga falta.

Inevitablemente,sin pretenderlo, me vino a la mente la historia de amor que conozco, anterior a la de la diva, que no tiene el glamour de Hollywood pero si el de la Radio, cuyo máximo esplendor reside en las voces de los protagonistas. Esas voces inolvidables de Juana Ginzo y Luis Rodríguez Olivares.

Cómo no pensar en ellos!! Es una historia similar, con la ventaja de que la suya acaba bien: aún siguen juntos.

Fue posible que se amaran al margen de lo que dijera el mundo y, tal vez eso le resta glamour a su historia para ser película, porque la han hecho cotidiana, sin tapujos. Sin tragedias.

Ya lo he contado más veces pero conocer a Juana Ginzo, hablar con ella tres días durante horas supuso un antes y un después en mi forma de ver la vida y mi mentalidad. Aunque la conocí en 1995 sabía de su existencia desde hacía muchos años porque, sin haber escuchado culebrones en la radio y mi madre tampoco, era inevitable saber de la existencia de Ama Rosa y su voz protagonista y, sobre todo, porque mi marido la admiraba y admira muchísimo, tanto que llegó a formar parte de nuestras conversaciones cuando la veíamos en algunas escenas de cine español.

Llegó a interesarme mucho su vida como modelo de pensamiento y coherencia, sobre todo desde que la vi en un programa de TVE2 donde ella aparecía sentada en un sillón tipo Emmanuelle y la presentadora, ni recuerdo quien era porque Juana llenaba la pantalla por completo con su físico, gestualidad y voz, le hacía el siguiente comentario “tu marido es más joven que tú y hay muchas mujeres jóvenes y guapas… no temes que te sea infiel?” a lo que Juana, sin inmutarse y con su característica rapidez mental, respondió “y tú? no tienes miedo que te sea infiel? hay muchas mujeres más jóvenes y guapas”. Se notó en la reacción de la presentadora que le había dado en toda la linea de flotación. Juana al sentir su desconcierto se apiadó y trató de explicar de manera menos incisiva y directa el papel del amor, la edad y todos esos tópicos con los que navegamos cada día y nos encorsetan haciéndonos infelices.

La imagino toda su vida teniendo que explicar como es posible una relación donde la mujer es mayor que el marido y blablabla. Y supongo que Luis también, pero a las mujeres se nos ataca más. Nadie cuestiona la situación al revés.

Y es que estamos hablando de antes de los setenta y esa pareja era algo inaudito incluso en personas públicas! Juana Ginzo es mucha Juana y Luis Rodríguez Olivares no se queda atrás.

Mucho antes la primera entrevista que vi de Juana fue en una revista femenina, recién salida al mercado, Dunia , y que compré en un quiosco para que me tapara porque, al parecer, iba con una camisa que levantaba a mi paso todo tipo de comentarios masculinos obscenos, lo que me hizo sentir totalmente atrapada, así que camine con la revista cubriendome y los brazo cruzados hasta llegar a casa, harta del mundo!.

Cuando la hojeé vi la entrevista con Juana Ginzo que despertó mi total admiración por sus respuestas rompedoras con el modelo social que vivíamos, sin llegar a imaginar jamás que iba a conocer en persona a alguien así. Ni a ella ni a Luis. Más de 25 años después estuve con unos amigos muy queridos en su casa de Madrid comiendo y fue una jornada inolvidable en la que ambos cocinaron para todos.

Podríamos haber permanecido allí sin sentido del tiempo. Por suerte Juana, sin contemplaciones, nos dijo, “se acabó la tertulia, que ahora tenemos que prepararnos para ir a la entrega de los Goya”, lo que le agradecí en el alma porque, desde nuestra “pazguatez”, no sabíamos como despedirnos, ni como hacer nada. Solo sabíamos estar disfrutando como en una nube de estar en su casa, hablando con ellos.

Como imaginar que iban a formar parte de mi vida aunque estén a cientos de kilómetros!

A día de hoy mantengo el contacto con ellos a través de Luis porque Juana, aunque se acuerda en parte de habernos conocido, a estas alturas sus intereses están puestos en otras cuestiones. Pero gracias a Luis seguimos profundizando el conocimiento de nuestra manera de pensar y ver el mundo.

Y esto viene a que dos famosos españoles han tenido una historia de amor desde los años sesenta como la de Grahame y Turner en los años setenta, pero sin tragedia. Ellos también han contado su experiencia y siguen conviviendo ajenos a las desdichas hollywodienses que tanta seducción proporciona al cine.

Gracias amigos. Un abrazo de corazón, sin medida!

Anuncios

2 comentarios en “Amor. Justo como en la Radio

  1. ¡Queremos tanto a Juana…!
    Esa anécdota que cuentas la retrata. Inteligente y aguda. Su actitud y sus ideas han sido un tratado de feminismo y resistencia frente a la estulticia dominante.
    Por eso la queremos tanto.

    Me gusta

    1. y a ti, no olvides que sois un tandem y habéis peleado juntos por abrir los ojos al caduco modelo social. Lo que pasa es que ella es arrolladora, rompedora, mujer en una época de mujeres sumisas, y quien más hizo visible esa lucha. Pero si hubiera estado sola no habría sido lo mismo. Fuisteis un ejemplo sin querer serlo, solo por ser vosotros mismos y hacer lo que queríais, sin intentar epatar ni mostrar el camino a nadie.
      Hay muchas razones para quererla, para quereros. Sobre todo que sois muy buena gente es la fundamental.
      abrazos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.