La realidad en serie

Después de casi dos semanas en off me vuelvo a acercar a los informativos por razones de trabajo y por ver como continua la realidad vista por los massmierdas

Y empiezo la jornada con la noticia de la repentina muerte de uno de los políticos, en mi opinión, más corruptos y más ensalzado por la clase política de todo signo… lo que confirma mi criterio.

Pero eso es lo de menos porque la prensa local no hace más que publicar fotos y fotos del “occiso” sin que en ninguna aparezca “el presunto obvio” corrupto, su mentor y propulsor desde Rodiezmo. Oyes, ni una foto en toda la prensa con la de años que trabajaron juntos. Qué curioso verdad?. Ya, no se llevaban bien, claro…habría disputas por los porcentajes?

Ahora ensalzamos al personaje muerto y sus logros, a su mentor cualquier día de estos le pasará lo mismo, sin hacer mención a las “cuotas” correspondientes al caso renedo, al sobrecoste del musel, de la gasificadora, de las empresas que empiezan por “GIT” invento suyo….etc.. Y supongo que ya nunca las conoceremos. Pero sabemos y no olvidamos. Bueno, algunas no olvidamos seguro.

Y es que en los ochenta el partido necesitaba un hombre ambicioso en el poder y el que los ostentaba era alguien incorruptible y honesto . Fue defenestrado y, a su muerte, la clase política y los medios no lo glosaron. Ni a una calle, que fue obra suya, le dieron su nombre. Mejor ignorarlo. Desde finales de los ochenta estuvieron muy ocupados “gestionando” los fondos que nos llegaban de Europa a manos llenas y daban muchas opciones de “gestión”.

Contra el bombo y platillo que están haciendo ahora, en los medios apenas se encuentran referencias al personaje político más íntegro de Asturias.

Cuando leo las noticias nacionales tengo la sensación de estar dentro de la serie Rake, que Sundance emite los jueves por la noche y , si aún no la has visto ni la conoces, puedes encontrarla desde la temporada uno en las series de Movistar. Merece la pena. Igual después de ver algunos capítulos no llama tanto la atención lo que está pasando con Villarejo, Pujol, la trama valenciana de la fórmula 1, el falso secuestro de la familia de Bárcenas…. No sé, esos temas que nos parecen tan singulares y patrios. Pues no, forman parte de la corrupción globalizada. Se repiten en las antípodas.

Y no soy yo de ver series, que me aburren, excepto Rake por su irreverencia absoluta, pero en época de vacaciones siempre caigo en alguna para ver las temporadas.

Esta vez piqué con El Puente, la serie sueco danesa sobre la colaboración policial de ambos países. La temática es una auténtica mierda pero me quedé hasta el final por ver el ambientillo de esa Europa rica. El puente de Oersund, es una construcción magnífica. La serie ofrece imágenes panorámicas excepcionales en las que, en la vistas nocturnas, aparecen dos enormes chimeneas en medio de la ciudad, no se cual de ellas, Malmö o Copenhague soltando humo toda la noche. Me quedó la intriga de a qué industria pertenecen, pero contaminante seguro.

Vi la serie porque no es madeinusa, aunque creo que hay una versión realizada allí. De Rake también, pero no me interesan.

Los casos policiales a investigar parecen de terrible envergadura porque da la impresión que pretenden visibilizar los problemas sociales de esos países, pero al final culminan en la culpabilidad de un personaje que ha preparado una venganza personal contra el policía “prota” basada en una cuestión tan endeble que es ridícula. Los guionistas debieron temer que se les escapara de las manos la cuestión de las denuncias sociales y deciden que todos los terroristas lo son por venganza personal, con conciencia de “izquierda” a pesar de ser muy ricos y poderosos que, en algunos casos, parecen trabajar para una mano negra que no llegamos a ver.

Pero mientras duran los capítulos es entretenida, sin más.

Me han llamado la atención cosas como que fuman bastante y tiran las

colillas al suelo, que hay zonas en la ciudad y en las afueras dejadas de cualquier intervención social, donde vive gente con muchísimo desarraigo en la calle y hay una aparente falta de higiene personal, al menos por parte de la singular prota, siempre con las mismas camisetas y pantalones que, de vez en cuando tras oler su sobaco mientras habla con la gente, se cambia de camiseta en su lugar de trabajo y sigue sus rutinas.

También se levanta de la cama, coge la ropa del suelo, se la pone y se va al trabajo en su porsche 900

Cosillas que llamaron mi atención mucho más que la trama policial que, al final, decide que el origen de “el mal” son los desequilibrios personales.

Algo parecido a lo de cambiarse en el centro de trabajo la camiseta lo hacía un profe de instituto a finales de los años setenta que tenía la costumbre de cambiarse de calcetines, al cabo de un mes de llevar puestos cada día los mismos, por otros nuevos comprados, tirando los viejos en la papelera, cuyo olor hacía irrespirable el aire en el espacio destinado a profesores. Era un profesor de filosofía muy peculiar, con aspecto normal pero higiene personal deplorable.

A ver si va a ser una característica de la genialidad.

Anuncios

2 comentarios en “La realidad en serie

  1. Un comentario valiente.
    No tenemos memoria. He tenido que ir a tu enlace para saber a quien te referías cuando hablas de ese “alguien incorruptible honesto”.
    Desde luego, con todos esos personajes que citas sale una buena historia, una serie llena de corrupción e inmoralidad.
    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.