El tiempo, el implacable, el que pasó

El viernes pude ver y escuchar a Pablo Milanés que, con sus 76 años ha demostrado un poder en su voz que dejó a todo el auditorio de pie, con la piel erizada. No hubo bises en su actuación de hora y media e intuyo que su estado no se lo permitía. De todos modos fue una actuación insuperable.

Actuó en el auditorio  de Oviedo cuyo diseño y construcción son más que discutibles, sobre todo por su inexistentes accesos a personas con discapacidad funcional y porque el acceso desde las butacas al escenario se hace a través de dos mamotréticas escaleras con pasamanos de  acero inoxidable, una de las cuales en el medio, dificulta la visión del escenario en algunas butacas de la primera fila del lateral derecho donde me encontraba.

Estos del pp no hacen nada sin cagarla, la verdad y hacer las reformas correspondientes va a costar una pastón. Creo que en lo que no se ve el tema es aún peor.

Estaba allí el “todo oviedo”, alcalde socialista incluido y señora, algún que otro director general y señora y, sobre todo mujeres, de mediana edad muy arregladas. Se oían sus vocecitas de misa cantada cuando entonaban el “yolanda” y “la prefiero compartida….”

Yo me preguntaba si realmente entendían el significado de esa canción, qué opinarían sus compañeros, maridos o lo que sean sobre esa famosa estrofa tan fuera de la percepción social de pareja, en la que los hombres no están dispuestos a compartir, ni jartosjumilla, nada. Ellas tampoco, of course.

Saludé a un mandatario pesoero que conozco y me preguntaba por qué estaba allí y qué podíamos tener en común. Me constaba, porque trabajé con él, que su sensibilidad era nula en el trato, especialmente a sus compañeras de partido, y en la actitud. Cómo podía estar viendo el mismo espectáculo que yo, como podíamos tener emociones compartidas? No cabe en mi cabeza esa idea.

Ha evolucionado con los años mi percepción de esas canciones, sin duda, pero sigue siendo impagable escucharlas de su propia voz y la fuerza que trasmite con todos sus años.

La primera vez que lo escuché en directo fue en 1986 en el teatro Karl Marx de la Habana….fue grandioso. Y a día de hoy, su voz sigue siendo la misma, con  idéntica intensidady emoción.

Eché de menos la canción homenaje a Allende, cuyas palabras no se han hecho realidad a día de hoy  “Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor”.

Y tengo la impresión que tardaremos en ver esas alamedas.

Para él y tal vez para la mayoría de los que le escuchaban, esos tiempo tan lejanos ya son ajenos a sus intereses. Creo.

El tiempo, el implacable, el que pasó   estaba en el repertorio, aunque no la cantara

Yo sigo esperando esas alamedas que no sé si veré.

Pablo se irá sin contemplarlas. Seguro

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.