Categoría: girando

Monocultivos dañinos

Una de las cosas que ha hecho este maldito virus es dejar en paños menores a la economía de nuestro pais, centrada en el vasallaje del personal que trabaja en las empresas turísticas. Un vasallaje doble porque los explotan los amos de las instalaciones y los visitantes. Con salarios ridículos y horarios inhumanos, pretenden decirnos ahora que es que se arruina el sector, oiga. Y hay que salvarlo. Pues si, me temo que llegó el momento de que estallara la espinilla de la explotación,  porque estos trabajadores, junto a los  temporeros de la fruta y verduras,  que todos sabemos  desde hace años en qué condiciones viven y trabajan, aunque ahora hagamos gestos de sorpresa, sin que los empleadores tengan la decencia de preparar una simple caseta de obra, como hacen en los paieses “civilizados” de Europa cuando les llega la mano de obra polaca y ucraniana a trabajar en  empresas con altos riesgos laborales,  que se pasan la legislación por el forro para bajar costes ,y si alguno se mata en el tajo, se envía a su país a todo el grupo que vinieron juntos y se traen a otro grup  que, sin la menor duda, paga por trabajar

Si, eso pasa en la civilizada y libre Europa. A cambio de trabajar en las peores condiciones posibles  les ponen casetas  hechas de contenedores para cada dos, donde se hielan o se cuecen según la estación del año

Aqui ni  en eso invierten los empresarios. Hacen venir una año si y otro tambien sin dotarlos de un mínimo alojamiento, a mano de obra temporal tan mal pagada que vienen desde afuera a realizarla. Y luego les acusan de que traen el virus, sin tener en consideración las circunstancias de hacinamiento y miseria en las que residen,  porque  tuvieron que buscarse la vida ellos en algún sitio más o menos cerrado  donde el agua brilla también por su ausencia.  Y no queremos verlo y la respuesta general es un “es lo q hay” y un encogimiento de hombros. Al menos hasta que apareció el virus. Ahora la respuesta es hacerlos culpables.

Vale, ese es el extremo de la precariedad de empleo que generamos, pero inmediatamente después está el creado por las empresas turísticas, grandes hoteles y parques de atracciones,  en donde trabaja gente con formación y cualificación muy  por encima de lo retribuido, idiomas incluidos, y por los que se cotiza menos de media jornada y se les explota por mucho más de 8 horas.

Y que otros empleos hay en este pais? Donde estan los empresarios que invierten en I+D+I? Hemos dejado el territorio como un erial donde campa el turismo, a menudo de la peor calaña, y ahora se quejan de que no viene nadie porque hay un virus y exigen que se les pida perdon porque  se han sentido aludidos cuando se habla del origen de contagios. De verdad que hay que pedir perdón a unos individuos que deberían  estar suplicándolo por su falta de ética empresarial? No solo no me dan pena, sino que me alegro de que todo esté saliendo a la luz. Jamás el turismo fue una fuente de riqueza excepto para gente como Matutes y similares, que ya eran ricos  de la manera que se hicieron y construyeron donde quisieron… en el resto de los casos es una fuente de ingresos complementaria para la economía familiar, si hay suerte. Solo hace falta pensar un poco para verlo. Y es que en economía no hace falta ser un lince para saber que el “monocultivo” lo que hace es quemar otras posibilidades de empleo. Y el turismo es el monocultivo más peligroso. Junto con los eucaliptos..

Sin trabas

Es reiterativo hablar del trabajo que me cuesta enfrentarme a esta pantalla. No sé si me voy haciendo mayor, que también, o que se me dispersan las ideas con tantos inputs de información alrededor desde las redes, la prensa que no leo y la radio que no escucho… por no hablar de la televisión que no veo!. A veces planteamientos interesantes tienen un corto recorrido porque al intentar desarrollarlos llega un tsunami de noticias que los entierran. Y no lucho ya contra esa situación. Cuando empezó el Facebook una bloguera amiga pronosticó el fin de los blogs dado que el face nos proporcionaba un espacio rápido de respuesta que evitaba la acumulación de emociones, en uno y otro sentido. Y algo de eso hay. Esa respuesta rápida que damos descarga las emociones que se acumulan cuando te enfrentas al día a día con los medios y las  redes. Tal cual está la situación es un auténtico escape para la salud. Mental y física. Sube el desequilibrio y la tensión.

Pero hay que depurar mucho. He dejado de seguir páginas que, en principio me parecieron interesantes y traían a mi muro gente de todo tipo que yo no tenía ni ganas de leer en realidad. Hay cosas de las que ni quiero enterarme. Es más higiénico. Y, a día de hoy, la higiene es lo más importante (no saben cómo me alegro que se impongan costumbres higiénicas que deberían de formar parte de nuestras vidas mucho antes de que se propagar este maldito virus).

Las redes, con todo lo denostadas que están, son buenas para conocer a las  personas. Sobre todo al que va de personaje enrollado con conocimientos y pátina de cultura. Enseguida se resquebraja como si tuvieran una finísima capa de laca barata. El famoso postureo de las redes.

Yo  tengo un carácter brusco, lo sé. Demasiado directa cuando algo me horroriza y lo digo, sin más. No soy la única que lo hace. Hay hombres que no se cortan un pelo en opinar de la manera más abrupta sin dar explicación alguna. Porque lo dicen ellos. Punto. Pero son hombres, ojo, y gente cuya palabra es respetada públicamente por muchos seguidores que nunca se atreven a contradecirles. Yo misma cuando veo esa actitud, paso de largo y, de manera especial, cuando no va conmigo el tema. Aunque no hay muchos temas que no vayan conmigo.. .menuda soy!

Y he llegado aquí porque acabo de ver en una publicación feminista una frase que me hizo sonreír  “que se reconozca a todas las niñas que han sido calificadas de marimandonas, que poseen un potencial de liderazgo”. Y me doy cuenta que tienen razón. Los hombres que afirman tajantemente algo como elefantes en cacharrería, son gente que “sabe lo que dice y quiere”. Las mujeres  que cuestionamos alguna actitud, de manera más o menos irónica somos “prepotentes que nos creemos mejores que el mundo y con una ridícula suficiencia”.

Elelagrasia, oyessss….

Pues bueno, si, soy prepotente, me creo mejor que el resto del mundo, cuestiono lo que me apetece y no pienso callarme y ser modosita. Si no te gusta lo que cuestiono y opino lo mejor es no leerme y el método es sencillo. Es fácil porque tenemos la suerte de no tener que encontrarnos cada día en las escaleras, en las oficinas o en lugares comunes, y vernos las caras.  Otra ventaja de las redes sociales. Aunque mi postura es la misma en mi día a día, me tropiece o no con, casi siempre hombre, el“interfecto”.

Intento no decir nada si no me provocan, aunque me cuesta mucho porque me provoca casi todo, pero si lo hacen voy con toda la artillería. Es cierto, no sé utilizarla en la medida adecuada, pero es que si ya  se levantó la tapa de la caja de pandora… para que perder el tiempo con galimatías?.

A mis años lo que me falta es, precisamente, tiempo para aguantar lo que no me gusta. A lo largo de toda mi vida he sabido definir lo que no quiero, aunque no tenga claro lo que sí.  Nunca lo he sabido hasta que aparece.

A pesar de  todo me doy cuenta que he perdido fuelle. En las redes sociales llevo semanas queriendo hacer alguna cosa que voy posponiendo. Por suerte me lo pusieron muy fácil y ya está todo hecho. Deshaciéndome de fantasmas del pasado, de culturetas de medio pelo, de gurús de la literatura y el arte que, casualmente supongo, son todo hombres.

Machado decía que había que caminar ligero de equipaje. También lo afirmaba León Felipe “ ser piedra ligera, como tú….”… Y  los poetas, otra cosa no sé, pero razón siempre tienen.

Y si en la vida te deshaces de lo que no necesitas,  de lo superfluo (yo llevo dos años intentando quedarme con lo mínimo) en la realidad virtual ésta que nada nos ata, con más razón.

Cada día un poco más libre, hasta que me vaya, sin trabas. Espero que me de tiempo antes de que llegue el puto meteorito.

Que habría pasado si….?

Este fin de semana tocó cine. Dos de Fassbinder, Lola   y la ansiedad de Veronika Voss ,una de Bodganovich   su primera película, creo, y la última de Boris Karloff,que se murió al año siguiente, y una recomendada por BopPop  “my mexican Brezel“.

Muy completo y variado el programa. Con el cine es como con los perfumes, no me gusta pillarme un atracón porque dejo de apreciarlos, y necesito que pase un tiempo entre película y película para saborearlas, unas más tiempo que otras, pero necesito espacio entre ellas.

Tengo iniciado los Diarios de la Gran Guerra, pero eso precisa de mucho espacio, porque no la veo solo con mis ojos. Tiene mucha historia detrás.

Con la película de Nuria Giménez recordé que siempre me apeteció hacer un diario pero aunque inicié alguno en ocasiones, no pasó de dos hojas. La pereza me puede. Es como el blog pero más continuo y me exige demasiado esfuerzo. Por ejemplo todas las cosas que pensé en estos dos meses, que se me van de la cabeza  casi al instante y aunque  veces desde el sofá miro el pc, no me animo. Porque con la tablet o el móvil me resulta muy laborioso al no poder teclear con todos los dedos.  Y entonces se me va la idea antes de anotarla. Grabarla.. estaría bien pero, realmente tienen interés?. El interés para quien si solo a mi me conciernen?.  Si se volatilizan nada más llegar  será porque no tenían demasiado aliciente, era algo pasajero. Además con toda la cantidad de estímulos que llegan por las redes, es imposible pararse a pensar mucho tiempen algo que merezca la pena.

Sin embargo esta película, aparentemente simple, me dejó un poso pensativo que no se me va aunque hoy ya sea lunes. Tanto que me levanta del sofá y me sienta frente a la pantalla . Realmente a quien le importa una mujer rica que finalmente se muere sin haber cumplido ninguno de sus sueños.

que habría pasado si….?

Es la pregunta del millón cuando miramos atrás. Y lo peor es que yo no soy capaz de imaginar otra cosas que la que viví…cualquier otra idea me hace infeliz imaginarla. Seguro que hay momentos, puntuales, que me hubiera gustado que transcurrieran de otra manera. Pero son instantes. Igual carezco, carecí, de sueños. O simplemente se cumplieron y aún no los  he valorado en profundidad.

No sé lo que haría o escribiría en un diario porque muchos de los pensamientos no consigo atraparlos y las cosas que suceden son las cotidianas e intranscendentes que apuntalan  las horas del día. Pero reconozco que me gustaría transformar en palabras algunas emociones que se diluyen casi al instante de nacer, como si fuera el agua, que atrapa mil destellos de la luz pero no se queda con ninguno…Será lo que nos decía Bruce Lee.. fluye…

Y  total que pasaba por aquí para no decir nada. Que vi cine, que leí novelas. Finalicé Punto de Fisión  y Niños de tiza de David Torres y ahora empecé con Lucero de Anibal Malvar que me está encantando porque consigue llevarme a la huerta lorquiana de 1900 con sus descripciones, incluidos los olores. Un gran tipo Malvar. No me pierdo ni uno de sus artículos desde que leí “la balada de los Miserables”. Es un estilo diferente y a la vez en la misma línea a David Torres cuyos artículos tampoco me pierdo. Suelen dejar una huella profunda en su análisis de la realidad. Una realidad que intento hacer cada vez más ajena a mi. Me importan tan pocas cosas!. Y a la vez, me interesa todo. La contradicción permanente.

Y es que  del día a día me  informo solo a través de las rede sociales, contados informadores e informadoras y, de paso, suelto una frase en la que desahogo el cabreo y parece que se pasa. A otro tema!

También esa es la razón de que me cueste tanto pararme a escribir aquí. Es todo tan instantáneo que parecemos peces dando vueltas en una pecera redonda sin memoria. El momento presente soy incapaz de entenderlo. Es cierto que me pilla en un tiempo de absoluto desafecto pero noto que  en estas circunstancias está saliendo a la luz lo peor de cada uno, y ese “lo peor” es mucho peor de lo imaginable y de lo imaginado.

Yo,   cuerpo a tierra en la trinchera….

Ombliguismos

Hay que ver la cantidad de estupideces que se me pasan por la cabeza. Este maldito folio blanco me sigue retrayendo y me disperso. Por eso me cuesta enfrentarme a él. Como diría Millás, o más bien lo escribió incluso, así que  “la soledad era esto“?.

Escucho la banda sonora de Todo sobre mi madre y debajo de mi ventana oigo a un vecino contar a la de al lado cómo hacer almíbar y diversas recetas de cocina, según deduzco de las palabras que me llegan de vez en cuando.

Con esto del encierro le ha dado por la cocina a la gente y se han inaugurado cocineros de pro. Digo cocineros porque la mayoría son tipos. Y yo que tiendo a lo más sencillo, ensaladas, verduras, purés, plancha y poco más. Poco tiempo, poca suciedad y rico rico que diría Arguiñano. Pero a ellos parecen expertos de la guía Michelin a los que les encanta compartir recetas complicadísimas y tremendamente cálóricas.

En realidad no debería quejarme  de nada porque tanto tiempo me permite recuperar música y lectura y también no hacer nada, mirar las redes, sin sentirme culpable. He vuelto a duolingo después de meses. Recuperando las buenas costumbres gracias a tanto tiempo sin horarios marcados.

Echo mucho de menos la piscina.. tengo unas ganas de sumergirme en el agua y quedarme como Antonio Banderas en Dolor y Gloria!. Es lo que más extraño.

Y el mar… la sensación de la arena mojada en los pies.

Pero todo eso volverá, seguro, volveré a disfrutarlo. Hay abrazos que ya no lo harán, pero no tienen nada que ver con este confinamiento. Centrémonos.

Todos estamos como atónitos por la pandemia. Como si fuera algo nuevo. Lo único nuevo es que nos sucede a nosotros que vamos de sobrados. Pienso en la bomba atómica, ceñida a un lugar que nos quedó lejos, en la guerra de los cien años y en la peste… y, sin ir demasiado lejos, en Chernóbil porque, para colmo, he empezado a leer el libro de David Torres Ruiz “Punto de fisión” (tengo varios suyos pendientes) donde describe el horror que a nosotros nos quedó lejos también.

Está claro que todo lo que no nos pise el callo es como si no fuera con nosotros. Somos así de “generosos” y despreocupados… Ya no hablo de las guerras por el petróleo y la situación de los pueblos que las sufren desde hace años, cuya consecuencia es la miseria de la población. Quien dice petróleo dice Coltan, diamantes… Estamos tan centrados en nuestro encierro ombliguero que no nos permite ir a las terracitas a tomar una paellita con cervecita, que no vemos nada más. Nunca vemos nada más. Ya es de antiguo eso, porque lo tenemos al lado de casa y no lo vemos.

En serio alguien piensa que a USA, no solo a su denostado presidente por los que nos llevamos las manos a la cabeza por lo que leemos sobre él sino a su propia gente que lo jalea y admira, le preocupa  si se mueren miles de personas, en su mayoría viejas y marginales, con la cantidad de muertes que han causado sus políticas en el mundo?

Hombre, cabría esperar una cierta sensibilidad ahora que los que caen son sus propios ciudadanos pero, visto como tratan a quienes han dejado parte de la vida y toda la salud en sus guerra brutales por el mundo, ahora que ya no sirven para nada, qué les puede importar los que se mueran? .  Y eso lo hemos visto en pelis #madeinusa, no lo inventamos. Vale, a lo peor cae alguno con pasta, mala suerte. Pero el porcentaje es insignificante. Habrá mas sitio para seguir empobreciendo población con políticas criminales sin que se desborde el pobrerío.

Y no pensemos que en Europa no hay similares percepciones por parte de los gobiernos de la UE. Para dos o tres medianamente responsables, el resto mira para otro lado y, además, se burlan de esos dos o tres… Que no creo que lleguen a tres..  es por ser optimista.

En fin, que me lanzo y luego pasa lo que pasa: pienso mal y considero que esto es muy oportuno para el fascismo y se demuestra en que  hay personas que no han aprendido nada que, con el rollo de compartir aplausos,  demuestran claramente su infamia con temas sonoros (no lo puedo llamar música), ruido, descontrol a todo trapo, muy orgullosos de lo que hacen… Lo que me indica que no hay cambio posible, porque no hemos aprendido nada.

Así que seguiré centrándome en mis emociones, en pensar en la playa y en la piscina, en leer y escuchar música y en los amigos que abrazaré

Esa cotidianía aplastante

Hoy que finaliza la semana me apetece contar cosas que pasaron en mi entorno laboral al que rara vez hago caso. A veces salgo de mi refugio y comento alguna pijada, a modo de termómetro, que aparece por las redes mientras me preparo un té. Comento que la Paltrowt vende unas velas con olor a su coño por 75€ y se han vendido todas y una compañera empieza a hacer gestos de vómitos y decir “que asco, que asco, que asco”…. La miro sorprendida y no se me ocurre otra cosa que pensar qué le pasará a su coño para tomar la noticia  de esa manera. No digo nada porque temo meter la pata.

Esto me pasa por salir de mi caparazón. Vuelvo con mi té al despacho y no digo nada más mientras pienso que no es la primera vez que la escucho decir “que asco, que asco, que asco” ante alguna noticia que se haya comentado. No recuerdo si referida al sexo o no, pero creo que si. Es una chica joven con pareja e hijo…. Qué actitud más extraña. A mi me sorprendió lo caras que eran las velas y que se hubieran vendido todas.

Otro día, también sin provocación y  dentro de mi lugar de confort, otra compañera, joven con niña y pareja, empezó a hablarme de cómo habían cambiado sus periodos menstruales tras el parto pues tenía más dolores que antes y sobre todo “ahí”, haciendo el gesto de señalarse la entrepierna, hasta el punto de tener que tomar calmantes. Le pregunto si fue al médico y me dijo que si y que no le daban ninguna solución, como si fuera algo que, a veces pasa sin más, sobre todo teniendo en cuenta que pesa 38 kilos y tuvo una niña de más de cuatro. Prefiero no imaginar como fue el proceso porque lo pasó muy mal en el posparto durante meses. Casualmente la otra compañera también pasó un proceso similar.

Cuando yo era pequeña decíamos “ahí” y “hacerlo” como palabras que hacen referencia al sexo y su actividad

No deja de ser extraño tanta mojigatería , aunque el énfasis sobre el asco fue lo que más llamó mi atención , sobre todo porque días después un colega del equipo se quitó una tirita delante de ella y le enseñó un dedo creo, por lo que dijo, lleno de pus y amoratado y mirándolo sin más le planteó que debería ir al médico. Yo los escuchaba desde el refugio y empecé a murmurar “que asco, que asco, qué asco”….Luego el tipo pasó al despacho de al lado para mostrar su infección y no tuvo tampoco el menor rechazo. Por suerte no nos dirigimos la palabra porque si aparece en mi despacho le monto un pollo que no se olvida. Pero como ya lo hice en otra ocasión, no nos hablamos. Es filonazi, indecente, envidioso y feo.Tan feo que saltan las lágrimas. A mi me provoca mucho asco realmente aunque no tenga el dedo podre.

Algo huele a podrido en Dinamarca… y en este equipo.

Cuando le comente a la compañera que no entendía por qué unas velas con olor a vagina le daban tanto asco provocándole tantos gestos de rechazo pero era capaz de mirar un dedo podre de pus (insisto, según su propia descripción) sin inmutarse. Algo no me cuadraba. Se quedó callada y no dijo nada más.

Claro que tampoco me cuadra que tras el trato que recibieron del tipo en cuestión sigan riéndole las gracias en lugar de enviarlo al ostracismo más absoluto, como hago yo o, simplemente mantener un trato correcto sin confianzas de ese tipo. Les ofrece cosas para comer mientras el mástica con la boca llena y les habla. Lo escucho desde mi despacho porque habla muy alto y me dan náuseas. Ellas se limitan a decir que no quieren nada ante la insistencia machacona del individuo que trata de hacerles las gracias y ponerlas de su parte. Eso si que es nauseabundo. Lo escribo y me están dando arcadas, así que me largo del antro. Estoy sola hasta cumplir mi horario y aproveché el momento para revisar esta cotidianía.

 

Serieando

smog Londres

Confieso que he estado viendo series estos días/noches festivos en netflix. Como las cadenas de tv no me interesan en absoluto, y menos los informativos, me he dedicado a las series. Me gustan más por el entorno que muestran, como Mindhunter, esa américa de los setenta cutre en la mayoría de sus ciudades y esos servicios sociales tan de Loach, que la trama en sí. O la Inglaterra, que yo de joven consideraba el máximo de la libertad y saber vivir, de The Crown, y no me daba cuenta que era solo para los ricos. Que los ingleses tuvieron racionamiento, contaminación “smog” del carbón que, como los atascos del Madrid de Aysuo, puso una nota de singularidad a Londres. La terrible situación de las minas y su pobreza similar a la de nuestra cuenca minera, donde los niños y niñas trabajaban como los adultos sin salario porque el de los adultos era de miseria. Claro que lo de las minas es un mundo aparte. El gran escritor siciliano, Camilleri narra, en media docena de páginas de uno de sus relatos, la situación de los niños en las minas de azufre que pone los pelos de punta. La de los adultos es también espeluznante.

Sigo sin desviarme de las series. He visto también Suburra en la que me pareció muy relevante una frase de un beatífico  “monsignore” sobre que los refugiados eran una fuente de ingresos mayor que la de la droga.

La de la droga está en manos de gitanos y mafiosos de poca monta que son quienes tienen repartidores. Los refugiados y el reciclado de ropa está en manos de condesas, vaticano y políticos que “no se manchan las manos” callejeando por unos gramos de polvo blanco. Ellos apuntan alto. Pero ambas cosas no son incompatibles a la hora de llenar el arca. Solo que mientras anatemizamos la droga, aprobamos e incluso financiamos las ONG la mayoría de las cuales tienen a su frente a la iglesia católica. Todo casualidad.

Las pantallas de la corrupción funcionan.

Esa es la lectura que yo hago dejando a un lado el eje de la narración plagada de cadáveres, encuentros, desencuentros y traiciones entre familias y clanes.

En memoria de Rake, mi serie favorita por encima de cualquier otra, he empezado a ver La Ciudad Secreta, también australiana, donde se muestra cómo la corrupción es la de el poder y, para evitar cualquier impedimento, que no lo tienen porque tienen el poder, se inventan una ley mordaza de “seguridad nacional” que me río yo de la nuestra, aunque va en la misma línea. Esa que no nos quieren derogar bajo ningún concepto porque es lo que se necesita para seguir en su línea.

He hallado similitudes en el encarcelamiento un chaval de 16 años incriminado como “terrorista mundial” con el de nuestros CDR catalanes y los chicos de Altsasua, y el papel de las agencias que velan por “nuestra seguridad” como el de Villarejo y compinches.

Si en Australia lo cuentan (Rake ya lo hizo con el poder judicial) aquí, a pesar de que es obvio lo que está pasando, los jueces ni se tocan.

Lo que sucede en Canberra no parece una fantasía futurista de Asimov y es trasladable a cualquier país del mundo, tan norteamericano todo.

Allí se cita el papel del estado en el ataque de las torres gemelas y en el asesinato de Charlie Ebdo, por no hablar de Bataclan. Lo hace un chava,l en un comentario trivial, hijo de un político que acaba de vivir un ataque de estado como si fuera de terrorismo, para que el ejército consiga más fondos y “justificar”, como si les hiciera falta, la ley de seguridad nacional.

De qué me suena todo esto?

Aún estamos lejos, pero no demasiado, del nivel que se narra. Hemos hecho nuestros pinitos en las ramblas, Hipercor y otros en los setenta. Al que molesta, lo mandaron al cielo.

No digamos nada del papel del juez Rajoy y el aceite, de los muertos accidentales del pp relacionados con la gurtel… En resumen no hay mucho que aprender ya. Debe ser el famoso fascismo sideral ese que nos envuelve como a un cigoto.

Por cierto… algo que llamó poderosamente mi atención: los protas cada vez que quieren hablar de algo importante o, simplemente, mantener relaciones sexuales y sus consiguientes charletas, esconden el móvil  y la tableta en la nevera y/o en el microondas… por algo será.

Y hoy leyendo la prensa me he encontrado con más cuestiones de terrorismo de estado, algo tan viejo que deberíamos saber todo el mundo lo que hacen contra nosotros, en lugar de creernos como papanatas sus mentiras que ni siquiera cambian o disfrazan porque saben de nuestra memoria de pez.

Imprescindible lectura a ver si conseguimos abrir los ojos.

https://www.publico.es/culturas/roman-polanski-estalla-cine-polanski.html

https://www.publico.es/culturas/clint-eastwood-clint-eastwood-hoguera.html

Creo que yo también me moriré de tanto ir despacio, de tanto ir muerta.

Gracias Aníbal Malvar  https://blogs.publico.es/rosa-espinas/2020/01/01/ir-despacio/

Es el mercado….

Todos los años lo mismo.. qué cansancio!! Es como estar en un bucle. El permanente día de la marmota (he dicho alguna vez que amo a Bill Murray?) la prensa no hay por donde cogerla… son todo recomendaciones de como follar mejor en navidad (ah, no, eso no), que regalos son los mejores en navidad, las mejores películas, los mejores libros… en función de los intereses económicos de quien los publica y financia. Joker como una gran película! Es una mierda de película con un Phoenix histriónico en exceso al que le han dicho que cuanto más mejor. Tarantino hace buen cine, pero también tiene cosas mucho mejores (Jackie Brown sin ir más lejos). Además no quitar de pantalla a esos dos me puede. Aunque hayan trabajado bien en un guión, de excesiva premiosidad, que se puede aceptar.

Irish man, aunque me encanta Scorsese, no puede ser más pesada y no cuenta nada nuevo, ni siquiera los tics y gestos de Robert de Niro haciendo de Robert de Niro son novedosos. Recientemente volví a ver Taxi Driver y sigue siendo una buena película y una gran interpretación. Luego se encasilló en su gestualidad mafiosa y ya dejó de tener interés. Siempre es Robert de Niro. Me sigue gustando Pacino, incluso en esta película que tuve que ver en tres veces, algo insólito en mi amor por el cine!.

Pero ya, para rematar, la historia de un matrimonio por las nubes!!! Por dios!.. Es que nadie ha visto a Bergman?.

Guion inconsistente, interpretación que no se creen ni ellos, no hay feeling entre actriz y actor… La mejor película de Baumbach? Y? con eso puede querer decir que las otras no valían nada, tampoco. De hecho, ninguna pude aguantarla hasta el final. Un tipo judío que refleja el ambiente judío neoryokino clase alta sin la ironía de Woody Allen. El se lo toma en serio y todo. No soporto al actor ni al personaje que interpreta. Y eso que me gustó como conductor de un autobús en Paterson de Jaramush.

Woody Allen es más ácido en “Conocerás al hombre de tus sueños” a la que definen como comedia romántica las críticas. Es todo menos romántica. O puede que sea romántica, oye.. porque qué es el romanticismo? Yo he leído de niña muchas novelas románticas, cuentos de hadas románticos e incluso una edición de cuentos para adolescentes que se llamaba Romántica…. donde se  repetían estereotipos y sin el ácido de Allen.

Cuando vi Historia de un matrimonio ya dije que lo único que se salvaba era el discurso, de una realidad obvia pero nunca en un cine comercial, de la abogada, una impagable Laura Dern que, junto a mi admirado Alan Alda, apuntalan el guión. Lo demás puro caramelo pegajoso en el que el padre queda reflejado como un hombre que se rinde a las circunstancias y acepta las imposiciones de su mujer. (imposiciones, ojo) Vamos, lo que hacen todos los padres cada día en este país. Por no hablar del nivel económico en el que se mueven los protas.

Gasset.. me falta su criterio

A Ray Liotta se le escapa su inconsistente papel, en mi opinión. No llega

En general la película es toda ella un truño. Pero la crítica la alaba, quienes la vieron la idolatran y yo, como siempre, poniendo cara de asco. Qué empeño en vendernos la sociedad judeoneoyorkinaalta como modelo de nada. No puedo con ellos. Solo si no me los tomo en serio, como hace Woody Allen.

Desde que ayer la vi clasificada en la prensa como lo más de lo más, que tengo ganas de decirlo públicamente, porque creo que la manipulación de los medios es grosera y no se corta nada en su intento de dirigirnos.

Cuantos españolitos/as tópicos/as se pueden ver reflejados/as en las situaciones que aparecen en escena? Y sin embargo se les cae la baba en los comentarios que hacen de la película. Sin razonamiento alguno, solo con exclamaciones.

Somos imbéciles.!! Y me incluyo por haber caído en la trampa de verla!!

Así que una y otra vez me alejo del mercado. Venda lo que venda digo no hasta que no se demuestre lo contrario. Y para que no me llamen fanática, algunas veces pruebo el discurso antes de vomitarlo.

Este es uno de esos vómitos.

Cuento de navidá

En las redes se salen. Las felicitaciones y las antifelicitaciones. En wasá lo mismo. Algunos le ponen una letra nauseabunda al Alelullah de Cohen. Qué horror!!. La gente se queja. Que si estoy harta  y no tengo ganas de nada,  que si el cuñadísimo, que si ensayando la sonrisa de Tita Thyssen para todo el día. Las persons más poéticas hablan de ausencias y  cuidados en el tiempo.

Y yo pienso… tengo dos días por delante. No he comprado ni turron ni similares, me levanté a las 12 porque ayer me acosté tarde leyendo, tengo libros, series, películas, música para disfrutar todo el día “il dolce fare niente”. No tengo cuñadismos ni comidas cuasipantagruélicas ….Qué más  puedo pedir a las navidades?… Un lujo esta soledad  permanentemente acompañada.

Hace un día radiante, soleado y caluroso incluso. En casa todo está en orden. Tiempo para cuidados preysler y  para sentarme a contar el cuento de navidad antes de comer a las cuatro.

Este año tampoco escucharé el discurso del rey pero, además, pasaré por alto todos los comentarios y análisis sesudos que hagan periodistas, tertulianos y demás gente de mal vivir. Es lo que tiene carecer de interés hacia lo que me rodea. !jatetú lo que dijo!!.

Amor, no te estás perdiendo nada. Tú ya lo sabías. A mi al menos me sobra toda la parafernalia que no sea el instante preciso.

Y voy a disfrutar de este tiempo de hacer lo que me apetece o de no hacer nada, simplemente.

Que el solsticio  os traiga bienestar al espíritu. El alka-seltzer, si es que existe eso todavía, lo ponen las farmacéuticas.

Hoy no me quiero levantar

Ni sé por dónde empezar. Es tal el bajón anímico acumulado que dudo de mis fuerzas para teclear. Estas fechas tienen de bueno que trabajo menos días a la semana, por lo demás me evado de ellas, a pesar de las lucecitas de colores y los alcaldes trasnochados. Me refugio en mi casa, lejos de la pantalla de la tv y tengo la sensación de estar en un nido confortable. No todo está perdido.

Pero el día a día me puede. Las noticias cotidianas son tan demenciales que no sé ni por dónde empezar.

  • Aumenta la violencia machista y sus víctima, las mujeres. Matan mujeres como quien reparte cartas
  • Hay manifestaciones de un pueblo contra una condena a tres violadores de una menor
  • Un cura usa twiter para demostrarnos su fasciomachismo llamando  manadas de cerdas a las feministas
  • Un partido se suspende porque el público llama nazi a un nazi. El presidente de la federación española también lo es. De reconocida solvencia y currículo fascista
  • Hay ancianos viviendo en un coche porque los desalojaron, otros tienen demandas de fondos buitres que, por cierto, también están comprando los museos, construidos y equipados con fondos públicos.
  • La RAE considera que el concepto violencia de género puede esperar hasta 2026 para introducirlo en el diccionario, pero zasca ya está incluido porque es mucho más necesario.
  • apuñalado por su patrón por no querer trabajar sin seguridad recogiendo aceitunas…
  • Seguimos con la ley mordaza, of course.

Para rematar el panorama una compañera me envía un felicitación de navidad, con la foto en BN que incluyo aquí, y comenta

Merece la pena disfrutar de la alegría y vitalidad que transmiten esas fotos tomadas en tiempos de penuria…  recordándonos valores que en ocasiones olvidamos.  Los pequeñajos de la foto nos enseñan con sus sonrisas a disfrutar del trabajo… ese es nuestro mejor deseo para  ti y tu equipo  en el año próximo… además de la salud

Mi respuesta rauda no se hace esperar:

Lo siento, no comparto la idea de ver “felices en el trabajo “ a los niños. Era y sigue siendo explotación  infantil  brutal.

No tengo otra forma de mirarlo. La foto magnífica y la exposición seguro que también, pero yo la interpreto de otra manera

Y ella:

….”yo miro la foto desde la perspectiva de aquellos tiempos, intentando entender cómo se vivía entonces, conmocionada por la dureza de la situación, y sorprendida de ver cómo responden estas personinas a esas situaciones de dureza. Es alucinante verlos sonreir en ese marco, y sus sonrisas me parecen una lección de actitud ante la vida”

Con el ánimo de dejar el tema le doy las gracias por su apreciación sobre  la historia, y le digo que yo conocí muy bien el trabajo en la cuenca minera.

Ella sigue

…” Cuando vi las fotos en Madrid pensé que deberíamos verlas en Asturias… porque de aquella época no todo es para olvidar, y tenemos que valorar las lecciones que nos da la gente que aprendió a sobrevivir sin perder sus valores. Yo admiro a las personas de aquella época que -como mi madre- tuvieron que afrontar situaciones terribles (padres presos, asesinados, carencias de todo tipo…) y supieron mantener una ética para la vida alejada de odios y rencores, y sin centrarse en las amarguras” 

Ya no respondí más… me resulta imposible intentar explicar a alguien que los niños sonríen siempre incluso en las condiciones más duras. Que en aquellos tiempos era muy poco frecuenta ver a alguien que hacía una foto y por tanto era una fiesta durante unos segundos.  La foto es bellísima porque la pobreza tiene su lado bello desde la tragedia que supone. Pero es bella la fotografía, no lo que retrata. Sebastian Salgado nos lo ha demostrado mil veces a nivel mundial.

Recordar  que esos niños son los mismos que  explotan en minas, en talleres de costura, que recogen basuras en los vertederos, que pululan por las calles de las ciudades, sin techo y con hambre…hoy y ahora en numerosos países, incluido el nuestro.

No son valores, es supervivencia. Pero somos frívolos y hablamos de “no perder los valores” qué valores? Los valores de la educación franquista? Que otra cosa pueden hacer que sobrevivir? Qué valores echamos de menos? La resignación?, la supervivencia? Perdonar a un sistema que humilló hasta la extenuación a la clase trabajadora? El patriarcado medieval aplicado en el siglo XX por gobernantes y empresariado franquista? Con tantos muertos alrededor era fácil mantener a los supervivientes callados. De eso se encargó el genocidio franquista. Ni una voz más alta que otra de los que quedaron. Algo que pervivió hasta, al menos, finales de los setenta en mi casa, heredera de esa cuenca minera ” no vaya a dar la vuelta la tortilla”, era la frase.

Total que entre unas cosas y otras, estoy hecha una mierda y hoy no me quería levantar.!!

Pero esto son pequeñeces del día a día que tienen poca importancia frente a las grandes decisiones políticas  que se están tomando y de las que somos ajenas a pesar de que se orquestan contra nosotras, las personas.

 

Y si me canso de vivir?

La temida pantalla en blanco con la mente ídem. Mientras conduzco o cuando nado, paseo o sencillamente no hago nada, se me ocurren miles de cosas para razonar conmigo misma. Cuando tengo la oportunidad de sentarme aquí, entonces el vacío se adueña de mi cabeza.

Ayer una compañera me contó que su hija de cuatro años y 20 días le preguntó por la muerte, si se iba a morir y cuando. Ella le explicó que aún le faltaba mucho porque tenía que crecer y cumplir su ciclo de vida ( joven, casarse, ser madre, ser abuela). No, no voy a detenerme en esa respuesta que es toda una declaración de intenciones, porque lo realmente impactante es lo que preguntó la niña “y si me canso de vivir?”. Ya no presté más atención a si su madre le contestó o no. La pregunta se me quedó clavada.

Y si me canso de vivir? No tengo respuesta.

Hoy me encontré  con un post sobre  la gestión emocional https://www.elclubdeloslibrosperdidos.org/2019/03/solo-respira-un-precioso-cortometraje.html

No importa, no voy a estar mal, soy un muñeco

Y me puse a pensar que no sé si me gusta este sistema de gestión emocional que nos “permite tolerar mejor las circunstancias de un entorno desfavorable”. Eso me lleva a la resignación y el conformismo en lugar de a la lucha por cambiar las circunstancias. Pero yo soy muy primitiva y esas cosas me confunden . No sé si quiero acomodarme a un entorno desfavorable. Además, añaden, tenemos que saber expresar las emociones negativas y positivas. Para eso hace falta conocer bien el lenguaje, tener vocabulario y haberlo incorporado de manera adecuada a nuestra vida. Wittgenstein dixit. La importancia del lenguaje y su versatilidad, que no se contempla en la enseñanza, por otra parte. Yo no siempre puedo explicar mis emociones con palabras. No las encuentro. Las palabras, aunque a veces las emociones tampoco. O no las tuve o las he olvidado.

A menudo no sabes si la emoción es negativa o positiva. Tener miedo puede ser positivo como defensa ante el peligro, y la ira también. Reaccionar con ira no tiene por qué ser negativo. Es una emoción. Por qué las clasifican como  si fueran virtudes y pecados capitales, como hace la #santamadreiglesiadeloscojones ?. No sé. A mis años me encuentro haciéndome esas preguntas porque nuestra happy society nos quiere positivas. Viva mr. wonderful!

Tenemos que ser personas positivas que no se #caguenendios como reacción, sino que respiren hondo para olvidar la furia.

No me cabe duda que la respiración de diafragma es positiva para la salud, pero tal vez no lo sea tanto en unas ciudades ultra contaminadas de polución. Ah, espera que ahora lo entendí.  Eso nos quieren decir con “ tolerar mejor las circunstancias de un entorno desfavorable”.Tolerar la contaminación en lugar de hacer las denuncias una y otra vez y pelear para  eliminarla.

Por otro lado es obvio que con  jornadas laborales de 10 horas al día por sueldos miserables de 800€ y menos no dejan tiempo ni para pensar ni para luchar. Solo para dormir. Lo de gestionar emociones es para personas que no dependen de un salario mísero. También eso es para ricas.

No sé, vamos a respirar hondo, muy hondo, y a lo peor la contaminación no nos permite preguntarnos más y si me canso de vivir?.. ya se encarga ella de poner fin.

Uf que cansancio y que poco se profundiza en las cosas más importantes. Y hablo también por mi que ya no me quedan cosas importantes…Y sin embargo cada día me cuestiono más todo y soy una interrogación andante….