Categoría: girando

Torrentes interminables de crisis

Hace unos días me encontré con la referencia de este escritor, del que desconozco absolutamente todo pero, al parecer, es un crack  literario en el mundo, asi que le pedí a amazon una muestra de su tecer libro 21 lecciones para el siglo XXI donde me encontré con este texto que no podía explicar mejor una realidad que yo percibía.

Aunque no terminé de leer  la muestra que me enviaron quiero plasmarlo aquí porque me recuerda todo lo que está pasando a nuestro alrededor, no solo en este país.

La democracia se basa en el principio de Abraham Lincoln de que “puedes engañar a toda la gente en algún momento, y a algunas personas todo el tiempo, pero no puedes engañar a toda la gente todo el tiempo”. Si un gobierno es corrupto y no consigue mejorar la vida de la gente, un número suficiente de ciudadanos/as acabarán por darse cuenta de ello y lo sustituirán. Pero el control gubernamental de los medios de comunicación socava la lógica de Lincoln, pues impide que la ciudadanía se de cuenta de la verdad. Mediante su monopolio sobre los medios, la oligarquía gobernante puede acusar repetidamente de sus fracasos a otros y desviar la atención hacia amenazas externas, ya sean reales o imaginarias.

Cuando se vive bajo una oligarquía de este tipo, siempre surge alguna crisis que tiene prioridad sobre asuntos aburridos como la atención sanitaria y la contaminación. Si la nación se enfrenta a una invasión externa o una subversión diabólica ¿Quién tiene tiempo  de preocuparse por los hospitales abarrotados o los ríos contaminados? Creando un torrente interminable de crisis, una oligarquía corrupta, puede prolongar su poder indefinidamente

Yuval Noah Harari

Sigo leyendo. Hay varias críticas a este escritor. Entre ellas la de Amando de Miguel, que echa espuma por la boca en insultos, así que he decidido leerlo, teniendo en cuenta que lo que dice son sus opiniones, no un dogma de fe (por suerte)

alguna referencia, pero hay más : https://libroslibroslibros.com/21-lecciones-para-siglo-xxi-yuval-noah-harari/

 

Anuncios

Dèjá vu…

A veces suceden cosas simples que te provocan una sonrisa. El otro día revisando el spam de los comentarios me encontré con uno que no lo era, sobre una antigua entrada del uso o no del bidé. Se trata de alguien que tiene una empresa de albañilería y al que le hizo gracia mi post. A mi también su comentario.

Y es que se trata de un tema que me persigue aunque yo ni lo mencione. Estuve con un fontanero hace dos días con la intención de que me orientase para cambiar una bañera horrible por un plato de ducha accesible y me comentó que lo mejor era una ducha normal sin botones de esos de chorros, algo que yo sabía, y me puso como ejemplo la casa de un médico  ejemplar, muy conocido en la zona, en la que él trabajo con los baños “puso dos lavabos el wc y la ducha y quedaron perfectos, date cuenta que son siete baños, y no se anduvo con lujos ni cosas raras”… bien , bien, me  mordí la lengua y no pregunté…”no pusiste ni un bidé? “.. No lo dije. A lo mejor es que él no se atrevió a mencionar la palabra por aquello de que el bidé, ya se sabe, es algo francés y , como tal,  guarro. No podemos esperar nada bueno de los gabachos. Fíjate que ni a Napoleón le gustaban los bidés, según las crónicas, cuando finalizada la batalla se acercaba a su Josefina. O no era Napoleón?, bueno da igual.

Corramos un tupido velo.

Pues eso, que es un artilugio sin importancia que me persigue. Lo mismo que me persigue la incultura. Nada puedo hacer.

Estoy en grupo de facebook en el que algunos de sus miembros, incluso yo a veces, compartimos textos de Juanjo Millás y, por las mañanas, me gusta leer alguno cuando tengo tiempo, porque siempre me provoca una sonrisa. Mejor eso que la radio.

Y en estas que ayer salgo de mi despacho con una sonrisa bobalicona y una compañera joven me pregunta “qué te hace reir?” Yo respondo con otra pregunta “Conoces a Millás, Juan José Millás, un escritor?” fui añadiendo datos a medida que veía su cara de que no sabía de que le hablaba “Millás, Millás…me suena”… Nada, no te preocupes, es un escritor que cuando lo leo me hace reir, a veces.

Me sigue mirando raro porque no entiende mis respuestas. Confirma su apreciación de que soy rara, pero me aprecia.

Me piden la película Dolor y Gloria ella y otra compañera. Se la paso. A los dos días pregunto “vistéis la película?” “no, me dormi. A mi chico no le gusta Almodóvar, pero a mi si, que yo soy muy fan”. Bien.. para que me piden la película si van a ver lo que le  guste a su chico?, su chico que ya supera  los cuarenta con creces, como ellas, y al que esas “películas españolas” le dan repelús.

Esto es un dèjá vu, porque de todo esto ya hablé antes…

Estarán relacionadas todas estas cosas porque es todo una mierda?

 

Maldita incultura maldita

Esta mañana me cabreé. Y no sé por qué me sorprendió, con la que está cayendo, una indocumentada de R3 mientras hablaba del 25 cumpleaños de la película Tierra y Libertad y sin encomendarse a la más mínima información histórica afirma rotundamente que “franco ganó la guerra porque la izquierda se peleaba entre si”. Yo iba en el coche camino del gimnasio (fiesta local) y se me pusieron los pelos como escarpias. Y la entrevistada, Rosana Pastor, una de las actrices de la película, continuó en su línea  como si la otra hubiera dicho que hoy es martes.

No solo tergiversan la realidad de ahora haciendo equidistancia entre el papel de podemos y el del psoe en las negociaciones de gobierno cuando el psoe ya lleva mitineando para elecciones y con todos, sin salvar ninguno, los mass media a favor de las mentiras soeces del psoe, sino que tergiversan la historia para seguir culpando a la izquierda en una voz al unísono que se traslada en el tiempo, sin la más mínima discrepancia, apoyando mentiras hasta que se conviertan en verdades como afirma la teoría de goebbels.

Parece que la autora de la frasecita es Marta Echevarría. No lo sé porque nunca escucho la radio a esas horas. Igual era una sustituta de vacaciones.

A esta alturas estoy harta de incultura, porque no creo ni que fuese a propósito, no les da la cabeza para tanto. Según esa afirmación, que los gobiernos de Italia y Alemania prestaran cantidades ingentes de armas munición, hombres  y dinero no tuvo nada que ver con la victoria de Franco. Que los gobiernos del reino unido y Francia se la cogieran con papel de fumar hablando de no intervención en apoyo al gobierno republicano elegido en las urnas, tampoco fue importante. Que según el libro de Jose Angel Sánchez Asiain, nada sospechoso de rojerío, nuestra deuda con Alemania, que empezamos a pagar en 1937, no ha finalizado y probablemente no lo haga nunca,  es decir, les seguimos pagando la deuda que contrajo franco ahora en 2019. De eso no se habla. Y  que estemos pagando el apoyo de eeuu a franco con las bases militares, compra de armamento y otros que desconozco, tampoco fue importante para que franco ganara la guerra.

Seguro que lo consideran minucias al lado de las pequeñas peleas entre grupos de izdas que los hacen responsables reales de nuestra derrota y de que franco fuera bajo palio.

Aunque el libro de Asiaín es un tocho solo apto para gente interesada en cuestiones muy económicas, que dejan boquiabierta con la información que aportan, no es difícil a esas alturas y habiendo leído alguna pequeña cosa de la  rebelión fascista en nuestro país, deducir que hubo un gran apoyo económico, logístico, armamentístico y humano con el fin de parar “el comunismo” desde EEUU, para quien era  más importante que parar a Hitler. Y por supuesto con el aplauso del resto de europa . Solo hay que leer un libro, nada tocho, de Èric Vouillard “El orden del día”, por ejemplo, para entender las políticas que se estaban desarrollando. En algo más de cien hojas ya puedes conocer con total exactitud el papel de los diferentes países ante el nazismo. O algunos artículos divulgativos al alcance de todos

No quiero hablar de la película de Ken Loach ahora, pero también tiene su  aquel en este tema.

Y sigo cabreada a estas horas y no hablo de política, hablo de  tener una cultura general ajena a la enciclopedia álvarez en la que al parecer aún se mueve mucha gente!

Maldita incultura maldita.!

 

 

Es hermoso después de todo

Estoy terminando de leer  Telefónica  de Ilsa Barea Kulcsar y me ha metido de lleno en el ambiente del Madrid rodeado por las bombas de las tropas franquistas. He visualizado de manera fotográfica cada frase que describe su entorno y he sentido las sensaciones que trasmite. Creo que escribe mejor que su marido en ese sentido. Me identifico con ella, aunque desde su más temprana juventud está a mil años luz  en experiencia, compromiso social  y conocimientos.

Me gusta dormirme con las imágenes que me deja la  lectura y retraso avanzar para disfrutarla durante más días. Me deja pensativa cada página que leo captando las emociones de aquel momento, teniendo en cuenta que yo sé como acabó todo, pero ella no lo sabía. No dudo que lo presintiera.

No conocía a esta mujer hasta que mi amigo Luis me habló de ella y , además, me envió el libro desde Madrid. Tengo gana de compartir sus impresiones sobre el libro, sobre ella, tras este paréntesis vacacional.

Cuando leí  hace unos días la referencia sobre el libro y ella en Babelia me encontré con unas palabras que  escribió a su amiga al día siguiente de la muerte de su marido, Barea. “Ese algo que nos había juntado instándonos a que hiciéramos algo de nuestra vida, me ha regalado 21 años en común. Al principio yo había pedido sólo diez años, diez años de plenitud y amor, pero más tarde fui más codiciosa. A menudo, Arturo se burlaba de mi modestia anterior. Como decíamos los dos, nadie me puede quitar lo que he tenido. Ni lo que yo sé que ha tenido él. Es hermoso después de todo. Estoy agradecida”  me  quedé sorprendida de la similitud de emociones en la reflexión sobre su vida en común.

Hago mías sus palabras porque cuando nosotros  nos conocimos y seis meses después  vivíamos juntos, desde el principio supimos que  ya no queríamos separarnos,  los dos dijimos “mientras que dure”, sin más. No importaba cuanto. No pusimos fechas. Creímos en aquel momento que merecía la pena.

Y vaya si mereció la pena! La mereció durante 43 años inmejorables Y, como decíamos los dos, “nadie me puede quitar lo que he tenido”.  y yo también añado ahora “Ni lo que yo sé que ha tenido él.”.

Es hermoso después de todo. Estoy agradecida.

Si lo estoy.

Fui muy afortunada. Aún lo soy.

Aunque cien años pasaran…

Se acaba agosto pero deseo que el verano continúe todavía con la tranquilidad que caracteriza a nuestras playas en septiembre. Ha sido un verano raro, de mucho calor. El año pasado me recuerdo algo aturdida caminando por la playa intentando no pensar y, a la vez, compartiendo pensamientos que sé que solo eran míos, aunque esto de la muerte no lo tengo yo muy claro pues no creo que la huella de alguien desaparezca de un instante para otro y percibo, o quiero percibir, que comparto lo que pienso. Me da igual si es real o fruto de mi imaginación. Un año después, sigo haciéndolo y me sigue gustando.

En demasiadas ocasiones conozco la respuesta o el comentario  que surge porque solía ser  común en los dos. Será la convivencia la que da forma a esa realidad compartida, pero he leído en un libro de Siri Hustvedt una idea similar, o sea que debe de ser algo bastante frecuente pues su cultura y modo de vida americano dista bastante de la mía, y las circunstancias que narra, también.

Aproveché estos  cuatro días grises para leer más de la cuenta, para ver buen cine y para centrarme en mi casa que es lo que me apetecía después de tanta luz , tanto calor y tanto sol que invitan a no hacer nada, solo dejarse mecer por ese dolce fare niente de los italianos, tan gozoso.

He dejado de escuchar la radio, tampoco la Cadena Ser me interesa, y de la prensa no me queda nada por leer, excepto algunas opiniones de Anibal Malvar, David Torres,  Isaac Rosa, Vicen Navarro, Rosa María Artal, Rosa Regás, Pérez Royo  y poco más, que aparecen en los diarios digitales menos afines a la burda  derecha

No sé si me gustaría desconectar de todo y no enterarme de nada, a veces lo pienso, pero no es mi estilo, cómo iba yo a  dejar de comentar “mis ocurrencias”? ni bajo el agua!.

Total que ha pasado otro verano y no sé en que lo gasté. El tiempo como arena entre los dedos pero no me importa, hoy volveré a la playa, a la arena, al agua y a sentir la brisa. Hay algo mejor que hacer.?

Me muevo hora a hora porque ya me han avisado que no estoy diseñada para ser feliz…así que aprovecho los minutos antes de que se vayan y no digo todavía adios al verano. Tadavía no.

Me gusta mi soledad acompañada. Es lo único que me gusta.

 

 

Sexteo y chantaje

A veces cuando  mi trabajo me lo permite oigo la Ser (hoy por hoy) mientras estoy ante el ordenador, aunque  sin fijarme mucho de qué hablan..

Esta mañana llamó mi atención el tema de  una colaboradora habitual, cuyo nombre olvidé, sobre  la práctica del  sexteo  y sus consecuencias sociales para la cual dio  una serie de consejos, deduzco que a las  mujeres: que en las imágenes que se envían  no se vea la cara ni signos como tatuajes que te identifiquen porque “nunca se sabe las intenciones de quien las  recibe ” y alertando del efecto legal, supongo que a los hombres, sobre quien se dedique a  publicar esas imágenes que, en principio, son privadas. Finalmente concluyó que era una práctica  sexual magnifica para la que las nuevas tecnologías eran de máxima eficacia.

Bien,  nada que objetar a la forma de excitarse y practicar sexo pero lo de que no se te vea la cara ni signos que se te identifique porque no sabemos la intención de la persona a la que las enviamos resulta alarmante. Y puso el ejemplo de la trabajadora de IVECO que se suicidó porque no soportaba que  compañeros y compañeras, y en un futuro sus hijos, tuvieran acceso a sus imágenes practicando sexo.

Allá por los setenta no había estas modernidades para difundir y los chicos  hablaban entre ellos de nuestras “costumbres” calificándonos de fáciles y difíciles. Recuerdo a uno de mi panda que decía que le gustaba bailar con chicas que primero bailaban con su novio porque estaban excitadas y así se arrimaban a él también. También recuerdo que mi  novio me comentó que un  amigo suyo que bailó conmigo en unas fiestas en las que él y yo nos habiamos enfadado, le había comentado que yo era de las que “se arrimaba”….omaigud!.

Ahora tenemos nuevas tecnologías pero no tenemos nueva mentalidad sobre la práctica del sexo (ni sobre otras muchas cosas)

No he visto que recomendaran a los hombres que no les vieran la cara mientras practicaban sexo, es solo a las mujeres. Y el suicidio de la trabajadora lo confirma.  Que una mujer practique sexo y se sepa no es motivo de orgullo, sino de reprobación social que puede llevar al suicidio, visto lo visto.

Aprendemos a manejar las nuevas tecnologías pero el cerebro sigue enclaustrado en los años setenta, como mínimo.

Los tipos que difunden algo así son indeseables. Lástima que las mujeres no se hayan dado cuenta antes, porque estoy segura que ya había dado muestras de su machismo con otros comportamientos que aceptamos como normales. De ahí que nos digan que no nos fiemos a quien enviamos las imágenes. No somos capaces de saber ni conocer quien está con nosotros, y nos sigue importando mojigatamente  que se vea nuestro cuerpo desnudo y, mucho más, en actitudes sexuales explícitas

Hablo de las mujeres, los hombres hacen alarde.

No voy a extenderme mucho más porque la situación habla por si sola y que cada cual saque sus conclusiones.

Las nuevas tecnologías no son un peligro. El peligro está en el cerebro machista de esta sociedad que padecemos hombres y mujeres que no ha evolucionado al mismo ritmo que las NT. El sexo sigue siendo algo a ocultar a los demás y no digamos a los hijos..porque…. qué pensarán nuestros hijos si ven imágenes donde practicamos sexo las mujeres, teniendo en cuenta que su educación va a pasar por la pornografía cuando quieran saber algo del tema?.

Creo que ya dije más de una vez lo fuera que me siento de esta sociedad, lo poco que me importa y el asco que me da. Me reitero hasta que las mujeres no nos sintamos orgullosas de practicar sexo y disfrutarlo. Para entonces los hombres habrán dejado de ser estúpidos y no tendrán medios de chantajearnos. Ojalá lo vea, que ya no tengo mucho tiempo.

Hay un artículo del ABC que dice que el sexo mejora la inteligencia.

Deduzco que se folla muy poco a pesar de tantos medios.

El abrazo que no cesa

Acabo de quitar del blog dos borradores de escritos de hace tiempo que insistían en mi incapacidad de hablar de nada si no es de política. Se ve que es un tema recurrente.

Qué  inútil empeño  el mío en no mencionarla.

Mientras buscaba escritos que incluyeran la categoría sexo tuve la impresión, leyéndome, de que hace tiempo mis intereses tenían un abierto abanico de posibilidades. O tal vez yo fuera más frívola. O quizás la política no era como una zancadilla constante cuando intentas caminar. Tal vez no estaba todo tan acentuado. O sucedían todas las cosas a la vez : mi frivolidad era mayor, la sociedad tenía un tono político más diluido y, por tanto,  la política estaba menos presente en el día a día permitiéndome banalizar un poco lo cotidiano.

A día de hoy el espectro político lo llena todo y me encuentro incapaz de digerir su bombardeo empeñándome  en buscar otros motivos para hablar con esta pantalla en blanco sin  dejarme engullir completamente por él.

Casi a diario escribo diversas reflexiones para ti, como si fueras a leerme y, a menudo, me encuentro con gente que me pregunta que tal estoy, si te echo de menos, si siento tu ausencia, si noto dolor, si… si…. en un empeño de encasillar mis variadas emociones que no consigo definir, porque no las he sentido nunca antes, pero que no se parecen a ninguna de las categorías que mencionan con gesto de condolencia. Y mi respuesta siempre es no a todas.

No he puesto nombre a mis emociones pero si trato de  describirlas diría que se parecen a un permanente  y cálido abrazo, mientras acaricias mi hombro y murmuras “esta piel….”, que no deja pasar ninguna sensación de ausencia, soledad o dolor… sabiendo que tú jamás permitirás que sienta algo así llenando el espacio, mi espacio.

He decidido quedarme a vivir arropada en él.

Y si, hablo en presente porque estás. Lo llenas todo.

Y es que  nuestro tiempo permanece tanto en la memoria como en el entorno y convivo con esa continua presencia del abrazo que no cesa.

Eso es lo que  me regalas todo el tiempo y quizá yo esté demasiado centrada en ese regalo envolvente y el resto de las cosas hayan dejado de interesarme o, si mi interesan,  su intensidad queda muy amortiguada.

Esta noche he aprendido a llenarme de asombro. Ella me llevó a casa y yo encontré el camino a  casa. Fue una vez. Fue una vez y así será.

La imagen que engendramos será la imagen que me acompañe al morir. Yo habré vivido en ella.

Fue lo asombroso de nosotros dos, lo asombroso del hombre y la mujer, lo que hizo de mi un ser humano.

(Cielo sobre Berlin)