Categoría: Palabras

Romanones se quedó sin frase

Hoy todo lo que diga puede ser usado en contra mía. Incluso lo que pienso. Pienso en el salvaje fascismo que nos dispara con balas dum dum desde todos los medios. Todos. Pienso en el robo, en la desfachatez, el crimen y la indecencia condecorados. Pienso en una justicia que no se puede llamar así porque los jueces los son para beneficio de corruptos en nombre de la democracia porque los políticos legislan para facilitar a los jueces que se enmierden al máximo con la ley en la mano, con esos recovecos oscuros que solo conocen quienes la hacen. Pienso que un día hace muchos años mi amiga Juana Ginzo me dijo que se iba a morir sin ver gobernar la izquierda y cuando llegó Zapatero al poder pensé que ella se había equivocado. Pero no, tenía razón. Yo también me voy a morir sin ver gobernar la izquierda, porque la izquierda está avergonzada de que la señalen como izquierda vista desde el franquismo, perspectiva que caló hondo en la población. Es la primera en admitir el papel de mala malísima, portadora de todas las desgracias con que la etiquetó  la derecha asesina de este país. Es la primera en justificarse y,  desconcertada, habla de que cabemos todos, que ya no hay derechas ni izquierdas. Que eso ya es antiguo. No somos lo que os dijeron que éramos. Tranquilos.

Y es cierto: Solo hay derechas. Romanones no podría decir hoy lo de “creí que ganábamos los liberales y ganamos los conservadores”. Se acabó disimular.

Hoy he notado como flotaba, con más fuerza que nunca, el fascismo en el ambiente, inundándolo todo, como un tsunami atronador. Hoy más que nunca sé que ellos ganan por goleada. Y en las pantallas  un todos a una mostrando gente sonriente  con las paellitas, las terracitas, el solecito y las cervecitas, junto con los anuncios de bebidas espiritosas que nos hacen sentir que somos otra persona: guapa, rica, sexy, poderosa.

Y yo los miro y me dan asco.

Y todo esto sin mencionar las genuinas fiestas patrias para hombres. Eso ya supera todo lo que pueden aguantar mis neuronas.

Ah…. ahora mismo, mientras escribo, los desinformativos son Venezuela y Miguel Angel Blanco.

Corroborando mi náusea permanente.

Anuncios

No critiques a tus enemigos que a lo mejor aprenden

Murió Juan Goytisolo. A estas alturas ya pasó la noticia y sus restos descansan en Larache, al lado de su amigo Jean Genet. Ambos referentes de mis lecturas. Juan desde 1976 y Jean Genet 10 años después de la mano de mi mejor amigo, Marino. Ambos fueron lectura obligada que llenaron horas y horas de  largas charlas placenteras.

En 1976 revisando la biblioteca de un conocido tropecé con “Señas de identidad” y cuando vio  que yo lo hojeaba interesada me dijo ” Si te apetece  llevátelo, te lo regalo. Me lo trajeron cuando estuve en el hospital y no fui capaz de pasar de la tercera hoja”. Yo tenía referencia del autor gracias a mi maravilloso profesor de literatura de COU, Jose Bolado que , como ya dije, abrió mis ojos y mi mente con su lista de autores españoles imprescindibles (Carranque, Goytisolo, Felipe Trigo, Max Aub, Valle Inclán, Baroja, Sender..) que grabados en mi cabeza los buscaba en librerías, bibliotecas  e, incluso, en las estantería de conocidos. Algunas veces con mucho éxito, como  este primer libro que cayó en mis manos, y desde entonces no pude ya prescindir de su obra. Durante años alrededor de la fecha de mi cumpleaños  salía a la venta un libro suyo y se convertía en el regalo más deseado.

Ahora que Juan ya no está puedo escuchar sus palabras en entrevistas grabadas, leer uno a uno sus libros de nuevo, ver la magnífica serie Alquibla que me puso en contacto con Luis Delgado, su músico, mi músico favorito con quien viví algunas anécdotas divertidas y a quien aprecio profundamente por lo que hace y como lo hace.

O sea que Juan sí que está, sigue aquí. Lo vi por primera vez en los cursos de verano del Palacio de la Magdalena de Santander, en 1982, y fui incapaz de acercarme a él porque no se me ocurría nada medianamente coherente que decirle. Estaba solo esperando la hora de su curso, al que asistí desde fuera del aula, desbordada de gente. Fue toda una experiencia (me encantaba su voz) inolvidable. Para entonces ya había leído varios de sus libros de la primera época.

En 2004 asistí a su conferencia en la Universidad de Oviedo y, por fin pude estrechar su mano  y pedir que me firmara su último libro “Telón de boca“. No era plan llevarlos todos. Estuvimos unos momentos hablando distendidamente  con él y,  mirando a uno de mis amigos, le preguntó si era turco. Guapo Arturo!.

El último libro de Juan Goytisolo, de poemas, me lo regaló, una vez más, Marino “Ardores, cenizas, desmemoria” (2012)

Mi agradecimiento por haber coincidido en parte de su tiempo y proporcionarme textos impagables con su mirada sobre sí mismo y sobre la realidad de nuestro país, no tiene límite.

Frases al peso

Hace unos días leía en el muro de facebook de una compañera una frase firmada por Bucay. No sé cual. Son todas igual de penosas. Yo con ironía le propuse que la próxima fuera de Coelho. Entonces me respondió que pusiera yo una chula y le contesté que no tenía ni una. No tengo frases de ayuda personal. Si acaso algún refrán sin convicción y por tradición.

Recordé que de joven ponía frases en mis libretas antes de iniciarlas, tipo “amar es dar” o “antes morir que pecar”. De esa última se carcajeó un profe de lengua y literatura hasta las lágrima y yo me sentí ridícula cuando, además, me pregunta “tú sabes lo que quieres decir con eso?”.. y ciertamente no, no lo sabía. Tenía 14 años y apenas sabía nada de nada.

Después, más mayor, estaban los posters de chaplin con frasecitas  que si el arbol, que si las lágrimas y el bosque o la puesta de sol…qué se yó! No me decían nada pero sonaba tan progre colgadas en la pared junto a una cara de el Ché que tampoco me decía mucho (lo guapo que era, eso si)

Anda que ésta…. se las trae!

Pasada la fiebre de las frasecitas -porque mira tú que la de amar es dar qué diablos significa¡-, me olvide de consignas rimbombantes aunque aún no era consciente de que estaban huecas.. simplemente supe que no las entendía, que no era progre ni santa ni nada. Pero eso fue mucho, muchísimo tiempo después. Cuando empecé a leer todo lo que de adolescente no estaba a mi alcance y, además, desconocía que existiera, pero esas lecturas no me aportaban ya frases contundentes con las que jugar aunque no supiera lo que significaban, antes bien me planteaban miles de preguntas sin respuesta clara o con varias posibles. Y fui aprendiendo a elegir yo las respuestas.

Desde hace unos años los libros de autoayuda, infectados de frases hueras pero muy tajantes que no resisten un análisis mínimo de significado, se usan como muletas, sin pensar. Los hay incluso específicos para mujeres.

Y yo creo que esa moda se la debemos a Camino, de Monseñor, que es el paradigma de la autoayuda y las frases sin contenido. Y está de moda.. nos gobierna en todas las áreas: iglesia, gobierno y  judicatura

No me resisto a dejaros un regalo a ver si alguien es capaz de decirme su significado:

Te juegas la vida por la honra… Juégate la honra por el alma.

Resulta que ahora que llego a la vejez  se empeñan en venderme, una vez más, frases al peso! pues anda que….

Patas de araña

La pantalla en blanco es como la hoja en blanco: me da vértigo y no sé por donde empezar, así que recurro a lo más fácil: lamentar que no sé por donde empezar. Pone algo  negro en este espacio impoluto. Patitas de araña o así.

Y es que otra vez me cuesta mirar hacia adentro porque hay demasiados estímulos ahí fuera. Estímulos irritantes, of course.

Yo me pregunto a quien le interesa que los actuales mandatarios y acólitos no sigan robando, después de tantos años haciéndolo. Es porque creen que ahora les toca a ellos?

Porque me parece demasiada casualidad que cada día nos salga, como un hongo, un corrupto a la palestra. Llevamos años sabiendo de su corrupción y robo. Por qué ahora?

A lo mejor los que les van a sustituir piensan que se han pasado, que no les dejan nada y que ya está bien. Ahora les toca a ellos.

Desgraciadamente no creo que sea por justicia social ni nada que se le parezca. Me huele mal tanto destape repentino tras tan largo silencio.

A lo peor es que soy mal pensada, o solo estoy quemada de tanta basura de un lado y otro.

Con qué ánimo podemos depositar  un voto en la urna?

Harta no es la palabra que me define

http://www.eldiario.es/economia/pelotazo-millones-publica-Mercasa-Angola_0_636587031.html

http://www.eldiario.es/politica/Ignacio-Gonzalez-Gobierno-madrileno-telefonos_0_636587229.html

http://www.eldiario.es/economia/Hoy-poblacion-riesgo-pobreza-Rajoy_0_636936501.html

Y esto  son noticias solo hoy…

 Me siento superada.! Yo en realidad venía aquí a hablar del 25  de abril portugués, pero no tengo fuerzas.

Argumentos inconsistentes, gritos ensordecedores

forgestrabajoHace un par de días entré en una librería del pueblo porque  no puedo dejar de pasar por allí de vez en cuando a mirar. A pesar del kindle, del e-book me siguen apeteciendo los libros de papel.

Andaba yo  buscando por las estanterías (hay que ver cuanta basura se publica de gente que no tiene nada que decir y lo hace en tomos gigantescos)  cuando llegó una señora con malos modos preguntando por un sorteo que pensó que ya se había celebrado pero la fecha  era en marzo.  Se dio la vuelta farfullando por haberse equivocado y salió como entró: sin saludar ni despedirse.

La dueña de la librería se lamentó de la constante crispación que manifestaban las actitudes de la gente. Yo le respondí que estábamos todos de mal humor, algo comprensible por otra parte, pero que había personas que además de mal humor tenían necesidades y, como aún estábamos a día 8,  no habían cobrado el “paro”, porque los bancos durante 10 días se dedican a sus gestiones de mejorar su rentabilidad con el dinero  que el día 1 se ingresa desde el estado para repartir en las diferentes cuentas de gente que cobra casi limosna. Pero hasta el día 10 no lo cobran. Ese dinero, cuenta  a cuenta es una miseria, pero todas juntas y durante 10 días suponen una importante fuente de intereses (la banca gana siempre).

La falta de dinero contante y sonante (cash que dicen los modernos), ya la había detectado en el supermercado por el que había pasado antes. No había nadie. En cambio el sábado siguiente, 11, estaba abarrotado con carros totalmente llenos.

Por un lado la gente no tiene dinero, está de mal humor y apenas invierte un segundo en saludar ni en eso que llaman educación. Demasiado ensimismada en sus problemas.

La falta de empleo crea ambientes poco amables y hace que nos miremos todos de reojo.

Lo peor es que cuando hay empleo  tampoco mejoran mucho las cosas. El centro de salud mental está a rebosar de empleados/as con tratamiento médico. Ya no es un sitio para locos. Es un sitio para trabajadores que se enfrentan día a día a situacionacosoes  de acoso, malestar, envidias, rencores y todo tipo de zancadillas.

Los jefes siguen, como capataces negreros de época, pensando que gritar y dar ordenes con voz amenazante continúan siendo las señas de identidad del que manda. Sobre todo cuando desconocen por completo la labor de los que creen sus subordinados. Entonces gritan aún más y descalifican  machaconamente la capacidad de trabajo y el saber hacer del personal que es quien, en resumidas cuentas, saca las castañas del fuego. Siendo personas no sería más fácil trabajar?. Pero lo de ser persona es algo que casi nadie consigue, por más que se empeñen en asegurar ” es que yo soy una persona…”.

 Me pregunto qué necesidad hay de arrastrar por los suelos la profesionalidad de los demás para intentar demostrar que ellos sí saben de que hablan. Para mi es el indicativo de justamente lo contrario: no saben de que va el tema y por eso gritan. Como el jesuita que preparaba su discurso y en algunos puntos añadía el comentario: (argumento de escasa consistencia, gritar mucho).

Y cuando los argumentos les  fallan suelen tener la costumbre de ignorar a quien se le ocurre  manifestar libre y públicamente un pensamiento diferente del suyo. Entonces ellos mismos crean sus propios rencores hacia los que se manifiestan de manera diferente.

Y es que aún no hemos superado el maldito treintayseis y pensar diferente del que manda sigue siendo condenable pero, además, tenemos que aguantar a los  los políticos cada día en sus guerras particulares con el “pues anda que tú”, como todo razonamiento.

Haciendo años nuevos

d4ae6-cambios5b15dHoy es un buen día para resucitar poetas y poemas. Por lo único que me gustan estas fiestas es por poder hacer lo que me da la gana, sin horarios, sin compromisos más días seguidos sin horario laboral. Es una suerte librarse de las ataduras sociales.  No sabría vivir de otra manera.

En cualquier caso este año noté mucho menos “alboroto” de felicitaciones y deseos y, lo poco que llegó por las redes, era más comedido y con menos ganas que nunca de chascarrillos más o menos graciosos.sistemacambiante

No sé si nos hacemos mayores o simplemente nos hemos cansado de decir lo mismo a sabiendas de que el nuevo año no va a cambiar nada de nada porque el sistema que padecemos es el mismo.

Tal vez lo sabemos porque nos hacemos mayores, en realidad.

Así que me quedo en la poesía. Con la mejor poeta.

TODO EL PASADO

Todo el pasado se quiere apoderar de mí
y yo me quiero apoderar del futuro,
me dislocan la cabeza para que mire atrás
y yo quiero mirar adelante.

No me asustan la soledad y el silencio,
son los lugares preferidos de Dios
para manifestarse.

Mi eterna gratitud a los que me quieren,
siempre les recordaré a la hora del sol.

No puedo detenerme,
perdonad, tengo prisa,
soy un río de fuerza, si me detengo
moriré ahogada en mi propio remanso.

(Gloria Fuertes)

A ver si un año de estos lo hacemos nosotros realmente nuevo y no defrauda.

Otro Año Nuevo sin propósitos.

calvinSe acerca fin de año y dicen que tengo que hacer propósitos. Nunca se me ocurre nada.

Lo que si hago son limpiezas de cajones, estanterías… Pero para poder meter más cosas el próximo año. Además son días  de menos trabajo y es el momento de eliminar lo que no sirve.

Hoy le tocó el turno al primer cajón del despacho

Tiene cosas útiles como una grapadora, una libreta de anotaciones, caramelos de menta, liquidos para limpiar las manos  a lo largo de la mañana, nutrir los labios… y otras lúdicas como una radio, discos de Prince y un bote de chicles.  Falta un cargador del teléfono que acabo de prestar. Eso es lo que he dejado de momento en el cajón.

wp-1482497257377.jpgDebajo de los discos de Prince hay tres películas de Denys Arcand (El declive del Imperio Americano, Las Invasiones Bárbaras y la Edad de la Ignorancia). Es una trilogía cinematográfica imprescindible. También tengo CRAZY, Dragón Rápide, Ser o no ser, Nos miran, Match Point, Celébrity y O Brother. Una mezclilla de cosas para ver si, después de una charla intrascendente, a mis compis les podía interesar ver películas con cierta calidad. Pero no, me miraron como un bicho raro y desde el desconocimiento cinematográfico más absoluto, rechazaron cualquier posibilidad de ver nada(tengo un hijo/a y solo veo películas para niños, no tengo tiempo, no veo cine…..) Están en mi cajón desde entonces. Haré el propósito de llevármelas a casa y, algunas, volver a verlas.

Con libros ni lo intenté.

 Aquí no se habla de nada de lo que sucede fuera, ni bueno ni malo. Nada. Y, a veces, suelto el cebo y noto en sus miradas que estoy hablando otro idioma. Vivimos en distintas galaxias. Igual es que son más jóvenes y sus inquietudes son otras. No sé cuales, pero otras. Nunca las han manifestado.

Alguna es realmente peculiar y cuando la miro dudo que piense.

La semana tras el largo puente llegué y solo estaba abierto y con luz uno de los despachos. Saludé por su nombre  y le pregunté que tal el puente, mientras me dirigía al mío. Unos momentos después (es de actitudes lentas) se asoma a la puerta y me dice “cómo sabías que era yo la que estaba?. La miré incrédula “estaban todos los despachos cerrados y solo el tuyo tenía luz… fue fácil no crees?” “ay si, que tonta. Yo sería una mala detective”. Con vocecilla de niña pequeña.

La miré con una sonrisa de circunstancia sin decir nada.

Me faltan complicidades. Al final solo comento en casa, pero los dos ya nos sabemos y no descubrimos nada nuevo porque, además, estamos de acuerdo.

Recientemente he descubierto un blog de una chica de 17 años que vi crecer desde los cinco, ya era alguien muy especial, y me da vidilla ver sus comentarios sobre la vida y sobre  libros. O sea que no, no  es la edad.

Tal vez un propósito puede ser superar el día a día y que no me supere a mi.