La gracia del patriarcado paternal

El título es redundante a propósito.

En los años ochenta, cuando estaba en la universidad, hice varios trabajos sobre el papel de la mujer en distintos ámbitos y recuerdo que en la biblioteca de Oviedo los libros relacionados con mujeres se encontraban en el apartado de “minorías”, mujeres, discapacitados, razas, etc… Siempre me resultó chocante que el 51% de la población mundial se considere minoría a la hora de clasificar los libros que hablan sobre ella. Lo comenté en varios círculos y lo que conseguí fueron miradas de incomprensión hacia mi extrañeza y cambio radical de tema. Han pasado más de 30 años, no he vuelto por la biblioteca pero apostaría que no cambió nada la nomenclatura.

Igual un día lo compruebo.

Todos lo ochos de marzo me dejan resaca. Mucha gente felicita el día de la mujer, a mi han llegado a traerme flores, y se empeña en que es un día de felicitaciones. Si, los de la supuesta izquierda también. Hombres en su mayoría, pero también mujeres. Algunas con cartelitos por wasá que ni he respondido. Todo eso me crea un tsunami interior que me hace estar cual erizo todo el tiempo. Por fortuna no veo a nadie ni hablo con nadie. Voy a nadar y me dedico a mirar el paisaje sin interacción, porque cuando la hay tengo que escuchar que es que yo no tengo solución –Como si la hubiera pedido- de alguien a quien la lucha por la igualdad de la mujer se la trae al pairo, tal y como confiesa. Y la verdad es que no estoy por la labor de escuchar cosas así, pero menos aún de discutir con descerebrados machistas.

Así que hago mutis por el foro y me alejo. Cualquier otra cosa es una pérdida de tiempo.

Cómo puede ser que el hecho de que el patriarcado, ante el escándalo que la situación supone, haya tenido a bien conceder que se nos visibilice un día al año reconociendo,  remolónamente, que la situación de  la mitad de la población mundial se encuentra sin los más elementales derechos básicos  y a expensas de las decisiones de los hombres,  nosotras lo consideremos  un día de fiesta?

El otro día que el bondadoso patriarcado nos concede es para que se hagan visibles  los malos tratos de los hombres que deciden sobre nuestras vidas, pero los gobiernos no mueven un dedo tomando medidas educativas y sociales dotadas de presupuestos válidos para evitar que suceda el maltrato y, las pocas que se atreven a poner en marcha  a bombo y platillo, son como tratar con tiritas y agua oxigenara una operación a corazón abierto.

Y nosotras estamos contentas porque el ocho de marzo salimos a la calle a reivindicar que existimos (no lo van a saber siendo como somos medio planeta¡) y que nos hacemos visibles en la calle, cuando nuestro sitio es la casa.

Nos conceden una fiesta a  la mujer  descontándola de los, habitualmente, miserables sueldos. Ni siquiera nos dejan “disfrutar de nuestro día”. Nos lo penalizan y lo pagamos.

Pero estamos muy contentas de encontrarnos en las calles y nos decimos felicidades. Felicidades? por las migajas que nos concede el patriarcado? Migajas que pagamos con nuestro salario por no ir a trabajar un día…no vaya a ser que nos acostumbremos y queramos pedir también el codo…¡

Hoy todo sigue igual que el día siete de marzo, y que el siete de marzo del año pasado y de todos los demás años. No ha cambiado nada. Y encima se empeñan en que el feminismo sea apolítico. Será apartidista, no digo que no, pero jamás apolítico. Y por si las reivindicaciones de las mujeres fuera poca cosa, se unen a ellas las reivindicaciones de los colectivos LGBT, contra lo que no tengo nada que decir, pero da la impresión que en efecto, la taxonomía de la biblioteca es la correcta.El sitio de las mujeres es junto a las minorías, aunque ocupemos la mitad del mundo.

Y a pesar de todo de las migajas, a muchas personas les molesta incluso  ese día.

La iconografía que se utiliza, muy a menudo infantiloide, es un tema que prefiero no mencionar. Basta con abrir en internet imagenes del 8 de marzo….es un clamor!!

Anuncios

El tiempo, el implacable, el que pasó

El viernes pude ver y escuchar a Pablo Milanés que, con sus 76 años ha demostrado un poder en su voz que dejó a todo el auditorio de pie, con la piel erizada. No hubo bises en su actuación de hora y media e intuyo que su estado no se lo permitía. De todos modos fue una actuación insuperable.

Actuó en el auditorio  de Oviedo cuyo diseño y construcción son más que discutibles, sobre todo por su inexistentes accesos a personas con discapacidad funcional y porque el acceso desde las butacas al escenario se hace a través de dos mamotréticas escaleras con pasamanos de  acero inoxidable, una de las cuales en el medio, dificulta la visión del escenario en algunas butacas de la primera fila del lateral derecho donde me encontraba.

Estos del pp no hacen nada sin cagarla, la verdad y hacer las reformas correspondientes va a costar una pastón. Creo que en lo que no se ve el tema es aún peor.

Estaba allí el “todo oviedo”, alcalde socialista incluido y señora, algún que otro director general y señora y, sobre todo mujeres, de mediana edad muy arregladas. Se oían sus vocecitas de misa cantada cuando entonaban el “yolanda” y “la prefiero compartida….”

Yo me preguntaba si realmente entendían el significado de esa canción, qué opinarían sus compañeros, maridos o lo que sean sobre esa famosa estrofa tan fuera de la percepción social de pareja, en la que los hombres no están dispuestos a compartir, ni jartosjumilla, nada. Ellas tampoco, of course.

Saludé a un mandatario pesoero que conozco y me preguntaba por qué estaba allí y qué podíamos tener en común. Me constaba, porque trabajé con él, que su sensibilidad era nula en el trato, especialmente a sus compañeras de partido, y en la actitud. Cómo podía estar viendo el mismo espectáculo que yo, como podíamos tener emociones compartidas? No cabe en mi cabeza esa idea.

Ha evolucionado con los años mi percepción de esas canciones, sin duda, pero sigue siendo impagable escucharlas de su propia voz y la fuerza que trasmite con todos sus años.

La primera vez que lo escuché en directo fue en 1986 en el teatro Karl Marx de la Habana….fue grandioso. Y a día de hoy, su voz sigue siendo la misma, con  idéntica intensidady emoción.

Eché de menos la canción homenaje a Allende, cuyas palabras no se han hecho realidad a día de hoy  “Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor”.

Y tengo la impresión que tardaremos en ver esas alamedas.

Para él y tal vez para la mayoría de los que le escuchaban, esos tiempo tan lejanos ya son ajenos a sus intereses. Creo.

El tiempo, el implacable, el que pasó   estaba en el repertorio, aunque no la cantara

Yo sigo esperando esas alamedas que no sé si veré.

Pablo se irá sin contemplarlas. Seguro

 

Tristeza cotidiana

Ya sé que el momento social no da para más que hablar de partidos y política pero es un horror leer las portadas de la prensa.

De los telediarios no hablo porque no los veo.

Menos mal que me  quedan Isaac Rosa, Anibal Malvar, Antón Losada, Barbijaputa, Rosa María Artal, Iñigo Saenz de Ugarte, David Torres…  ellos me dan una falsa impresión de estar en un mundo normal, pero luego salgo a la calle y entro en las redes sociales y escucho/leo comentarios que, como dice Malvar, “me causan tristeza cotidiana, como a César Vallejo la lluvia le quitaba las ganas de vivir”.

Tras la explosión irracional de la verborrea de Casado   sobre la maternidad, me tropiezo con los  memes patriarcales  asumidos por las mujeres que los repiten, sin pensar porque si se piensan no los dicen, y se justifican apelando a  los sentimientos en contraposición de los pensamientos. Como si ambos estuvieran reñidos y no fueran complementarios!.

Millás  resume en una frase su análisis   “que no cese el ruido emocional, no vaya a ser que las pasiones sean sustituidas por el pensamiento”.

Y es que Casado, aunque de palabrería irracional alterada por alguna hez volátil, no es tonto y sabe que hay temas que calan de forma inmediata porque estamos permeables a según qué palabras y frases incrustadas en nuestro acervo cultural. No en vano llevan siglos adoctrinando iglesia, educación, gobierno en el mismo sentido y dirección.

El mantra  común es “la experiencia más maravillosa de la vida es ser madre”  frase que, vista desde el pensamiento racional,  en realidad  puede  provocar  en las mujeres que no pueden ser madres  una terrible frustración por no poder disfrutar de la experiencia más sublime;  informa que  el entorno inmediato de quien la proclama no parece muy rico en experiencias vitales para justificar la propia existencia por si misma y  les dice los hombres que no conocerán nunca la experiencia más maravillosa de la vida.

Dejan fuera de lo sublime a casi tres cuartas partes de la humanidad y no les importa. Supongo que precisan verbalizarlo una y otra vez dada la  fragilidad del razonamiento, emoción o como quieras llamarlo.

La frase es  como la de  el día de tu boda es el día más feliz de tu vida. Con ello nos están diciendo que los demás días que vengan después serán de bajada de felicidad, a veces hasta los infiernos, puesto que ya has alcanzado la cima. Y sin embargo, a pesar de que es una advertencia muy evidente, nadie repara en ella.

Y es que son frases hechas vacías de contenido, breves y de rápida asimilación que se trasmiten generación tras generación y jamás se cuestiona su significado y argumento. Solamente se reproducen una y otra vez. A a ver si cuela.

Y cuela.Se amplifican, incluso.

En otras de sus frases diarréicas, Casado  habla en “nombre de los españoles de bien” cuando acusa a Sánchez de  “vender la soberanía nacional” al independentismo.

españoles de bien” el “día más feliz de tu vida” ,”la más maravillosa experiencia“, “soberanía nacional“…… son términos sin fundamento, pero muchas personas asienten ante tamañas afirmaciones. Igual es porque no las entienden. A una conocida mía le pasaba “Si vieras lo bien que habla! yo no le entiendo nada!,,,,Y no, ella no era tonta, era “española de bien“, supongo.

Ella hacía referencia a un político. De eso hace muchos años. Pero tengo la impresión de que cambiaron pocas cosas entre los españoles de bien que quieren soberanía nacional, se casan para disfrutar el día más feliz de su vida y tienen hijos porque es la experiencia más sublime que se puede tener.

Y como decía alguien  que conocí bien “cámbiotelas  por una fabada”.

La cuestión es que,  entre pitos y flautas,  estoy sumida en la tristeza.

 

Otra información es posible

Hoy vengo para un momento. Me he encontrando con dos blogs que han llamado mi atención y  a los  que pienso dedicar tiempo para asegurarme de que me van a interesar, así que los comparto por si alguien quiere ayudarme a conocerlos mejor.

Por un lado está  https://rafaelpoch.com

JFK y los demás, silenciados

Lo que se ha demostrado históricamente irreformable es más bien el sistema de Estados Unidos. Una sociedad de extrema desigualdad, desprovista de estado social, regida por el interés de una minoría y faro del mundo moderno, que elimina a los líderes que representan riesgos de transformación, y disciplina de paso a quienes llegan al poder con ínfulas de cambio.

Sacar a la luz esa historia, naturalmente, no es noticiable y cuando se saca a colación siempre hay algún genio que suelta aquello de la “teoría de la conspiración”. El concepto fue acuñado por la CIA en los años sesenta, precisamente para cortar el cuestionamiento de la increíble versión oficial de la muerte de Kennedy… Desde entonces no paran: cada vez usan más ese latiguillo, porque cada vez tienen más estiércol que ocultar.

Me he cargad0 el blog de Eladio… da miedo!!!

De momento, sigo a Rafael. Iré leyéndolos poco a poco, a ver si no me he equivocado.

Qué estamos haciendo tan mal?

No tenía ganas ni de escribir y de hecho llevo toda la tarde dándole vueltas pero no me quedó más remedio que sentarme aquí cuando son más de las 10 de la noche.

Hoy en una reunión de trabajo con  grupo de técnicas con media- formación expuse la necesidad de trabajar con las personas mayores, del ámbito rural en el que nos movemos, el tema de la violencia de género de la que debe de haber bastantes casos. Ellas me confirmaron que si, que los había y que se hablaba de ello en cuchicheos vecinales. Propuse trabajar con el Instituto de  la Mujer para realizar algunas actividades  que nos permitieran enfocar el tema de manera que la gente participe y vaya calando el mensaje.

Entonces una de las técnicas me dice que lo que hay que hacer es trabajar con el tema de la violencia en general, no de género, pues ella por su trabajo  conocía casos de maltrato de mujeres a hombres y lo que había que luchar era contra la violencia en general.

Ya no pude seguir escuchando. Se me produjo un cortocicuito cerebral, y un dejá vu  que me dejó muda. Le dije que la violencia de género existe como tal, que es algo reconocido mundialmente y que tiene una diferencia clara con el resto de las violencia que se producen en el mundo y que es un tema que tenemos que enfocar porque precisamente el aislamiento y la soledad en el caso de mujeres del ámbito rural dificulta el acceso a la información.

Al final entre todas acordaron hablar del buen trato a las personas mayores porque, en realidad, el resto de las técnicas tenía un enfoque similar, o les parecía más importante hacer hincapié en el buen trato a las personas, así en general, para que la gente vaya aprendiendo a diferenciar.

Yo creo que la gente diferencia entre el buen trato y el mal trato.

Lo que no ven las mujeres es que el trato del marido sea considerado mal trato, sino la consecuencia de su estatus reconocido a lo largo de su historia y la historia de madres y abuelas y que “ha sido así siempre”, por tanto incuestionable.

Pero yo ya me había quedado noqueada y no fui capaz de razonar con ellas porque tendría que empezar por niveles de encofrado cuando llevamos años haciendo un edificio de muchas plantas. No tuve fuerza ni tiempo para explicar mi puntos de vista, acepté la propuesta con mi silencio y me quedé  fatal.

Cuando salí de la reunión una compañera  me dice “te noto cansada o disgustada, estás bien?”. Le respondí que si pero que había tenido un intercambio de pareceres sobre la violencia de género que me había dejado muy malas sensaciones. “A qué violencia de genero te refieres?, contra las mujeres?” y me vuelvo hacia ella para decirle de un modo contundente “no hay más que una violencia de género” a lo que responde “pues yo conozco un caso….” Y no la dejé continuar.”Todos conocemos un caso de  violencia y mil más de violencia de género”. Y salí de allí.

Son mujeres jóvenes, con formación media alta, que están al tanto de las noticias y se interesan por lo que pasa en el mundo….Qué es es lo que estamos haciendo tan mal?.

Llevo toda la tarde preguntándomelo y no obtengo respuesta. Y las que encuentro son tan terribles que prefiero no tener ninguna.

Llevamos el machismo en el torrente sanguíneo, los cerebros no hacen su trabajo. Para pensar ya están los hombres, como toda la vida.

El fascismo sigue ganando. Tienen el camino abonado

Supongo.

https://www.bellezapura.com/2013/06/14/contra-el-abuso-y-maltrato-en-la-vejez/

http://www.amecopress.net/spip.php?article9781

https://raquelgil.wordpress.com/2014/12/23/violencia-y-maltrato-hacia-las-mujeres-mayores/

https://www.infosalus.com/mayores/noticia-violencia-genero-ancianos-cuando-ocurre-20171213082636.html

 

La realidad en serie

Después de casi dos semanas en off me vuelvo a acercar a los informativos por razones de trabajo y por ver como continua la realidad vista por los massmierdas

Y empiezo la jornada con la noticia de la repentina muerte de uno de los políticos, en mi opinión, más corruptos y más ensalzado por la clase política de todo signo… lo que confirma mi criterio.

Pero eso es lo de menos porque la prensa local no hace más que publicar fotos y fotos del “occiso” sin que en ninguna aparezca “el presunto obvio” corrupto, su mentor y propulsor desde Rodiezmo. Oyes, ni una foto en toda la prensa con la de años que trabajaron juntos. Qué curioso verdad?. Ya, no se llevaban bien, claro…habría disputas por los porcentajes?

Ahora ensalzamos al personaje muerto y sus logros, a su mentor cualquier día de estos le pasará lo mismo, sin hacer mención a las “cuotas” correspondientes al caso renedo, al sobrecoste del musel, de la gasificadora, de las empresas que empiezan por “GIT” invento suyo….etc.. Y supongo que ya nunca las conoceremos. Pero sabemos y no olvidamos. Bueno, algunas no olvidamos seguro.

Y es que en los ochenta el partido necesitaba un hombre ambicioso en el poder y el que los ostentaba era alguien incorruptible y honesto . Fue defenestrado y, a su muerte, la clase política y los medios no lo glosaron. Ni a una calle, que fue obra suya, le dieron su nombre. Mejor ignorarlo. Desde finales de los ochenta estuvieron muy ocupados “gestionando” los fondos que nos llegaban de Europa a manos llenas y daban muchas opciones de “gestión”.

Contra el bombo y platillo que están haciendo ahora, en los medios apenas se encuentran referencias al personaje político más íntegro de Asturias.

Cuando leo las noticias nacionales tengo la sensación de estar dentro de la serie Rake, que Sundance emite los jueves por la noche y , si aún no la has visto ni la conoces, puedes encontrarla desde la temporada uno en las series de Movistar. Merece la pena. Igual después de ver algunos capítulos no llama tanto la atención lo que está pasando con Villarejo, Pujol, la trama valenciana de la fórmula 1, el falso secuestro de la familia de Bárcenas…. No sé, esos temas que nos parecen tan singulares y patrios. Pues no, forman parte de la corrupción globalizada. Se repiten en las antípodas.

Y no soy yo de ver series, que me aburren, excepto Rake por su irreverencia absoluta, pero en época de vacaciones siempre caigo en alguna para ver las temporadas.

Esta vez piqué con El Puente, la serie sueco danesa sobre la colaboración policial de ambos países. La temática es una auténtica mierda pero me quedé hasta el final por ver el ambientillo de esa Europa rica. El puente de Oersund, es una construcción magnífica. La serie ofrece imágenes panorámicas excepcionales en las que, en la vistas nocturnas, aparecen dos enormes chimeneas en medio de la ciudad, no se cual de ellas, Malmö o Copenhague soltando humo toda la noche. Me quedó la intriga de a qué industria pertenecen, pero contaminante seguro.

Vi la serie porque no es madeinusa, aunque creo que hay una versión realizada allí. De Rake también, pero no me interesan.

Los casos policiales a investigar parecen de terrible envergadura porque da la impresión que pretenden visibilizar los problemas sociales de esos países, pero al final culminan en la culpabilidad de un personaje que ha preparado una venganza personal contra el policía “prota” basada en una cuestión tan endeble que es ridícula. Los guionistas debieron temer que se les escapara de las manos la cuestión de las denuncias sociales y deciden que todos los terroristas lo son por venganza personal, con conciencia de “izquierda” a pesar de ser muy ricos y poderosos que, en algunos casos, parecen trabajar para una mano negra que no llegamos a ver.

Pero mientras duran los capítulos es entretenida, sin más.

Me han llamado la atención cosas como que fuman bastante y tiran las

colillas al suelo, que hay zonas en la ciudad y en las afueras dejadas de cualquier intervención social, donde vive gente con muchísimo desarraigo en la calle y hay una aparente falta de higiene personal, al menos por parte de la singular prota, siempre con las mismas camisetas y pantalones que, de vez en cuando tras oler su sobaco mientras habla con la gente, se cambia de camiseta en su lugar de trabajo y sigue sus rutinas.

También se levanta de la cama, coge la ropa del suelo, se la pone y se va al trabajo en su porsche 900

Cosillas que llamaron mi atención mucho más que la trama policial que, al final, decide que el origen de “el mal” son los desequilibrios personales.

Algo parecido a lo de cambiarse en el centro de trabajo la camiseta lo hacía un profe de instituto a finales de los años setenta que tenía la costumbre de cambiarse de calcetines, al cabo de un mes de llevar puestos cada día los mismos, por otros nuevos comprados, tirando los viejos en la papelera, cuyo olor hacía irrespirable el aire en el espacio destinado a profesores. Era un profesor de filosofía muy peculiar, con aspecto normal pero higiene personal deplorable.

A ver si va a ser una característica de la genialidad.