Etiqueta: blog

Sex or not sex…

Cuando el diablo está ocioso….ays!

Ayer me dio por repasar mis categorías de las publicaciones del blog (sentimientos, vértigo, emociones, girando…..) más habituales y descubro que tengo una, sexo, que casi no aparece en mis  escritos..Rara vez la marco.

Entré en mi  página principal y desplegué MENÚ arriba a la derecha y, en buscar, puse sexo, para ver cuantas entradas contenían esa categoría. Encontré 9, siete  entre 2005 y 2009, una de 2011, otra de 20017 y, en el último año, las entradas sobre las últimas películas de   Haneke y  Pedro Almodóvar (Un pour parler).

De un total de 695 ni siquiera llega al 2% de entradas que incluyan esa categoría, así que pensé que era hora de que el sexo, y no solo el estupor, la tristeza, el desencanto, la estupefacción y, sobre todo, la sensación de impotencia, formaran parte de mis emociones más habituales a la hora de escribir aqui y me propuse  hacer algo al respecto, con carácter de urgencia.

La mayoría de mis comentarios anteriores tienen como referencia a Shere Hite, a la que ya he perdido la pista hace años, y he constatado que en la prensa el sexo no ocupa un lugar predominante si no es desde la violencia. En el día de hoy solo encontré una mención en este artículo que no habla precisamente del placer…o este otro, que tampoco.

De las series televisivas ni hablo que rara vez me interesa alguna y, aunque Master of sex trata precisamente el tema,  casi siempre me he dormido de lo lenta y pesada que me resulta, aunque inicialmente es interesante,  sus actores no.

Si me fijo en libros “El cuento de la criada”  esa distopía  con tendencia a hacerse real  me deja sin fuerza… así que, finalmente, concluyo que si la categoría sexo no aparece en mis entradas es porque, reiterando mi afirmación habitual, el sexo hay que hacerlo, no decirlo.

O también…. no sé.

Pensaré en ello.

 

nota: no tengo ni estoy interesada en netflix  (soy fan  rendida de filmin) así que no sé nada de la serie sex  education que igual tiene interés.

Anuncios

Otra información es posible

Hoy vengo para un momento. Me he encontrando con dos blogs que han llamado mi atención y  a los  que pienso dedicar tiempo para asegurarme de que me van a interesar, así que los comparto por si alguien quiere ayudarme a conocerlos mejor.

Por un lado está  https://rafaelpoch.com

JFK y los demás, silenciados

Lo que se ha demostrado históricamente irreformable es más bien el sistema de Estados Unidos. Una sociedad de extrema desigualdad, desprovista de estado social, regida por el interés de una minoría y faro del mundo moderno, que elimina a los líderes que representan riesgos de transformación, y disciplina de paso a quienes llegan al poder con ínfulas de cambio.

Sacar a la luz esa historia, naturalmente, no es noticiable y cuando se saca a colación siempre hay algún genio que suelta aquello de la “teoría de la conspiración”. El concepto fue acuñado por la CIA en los años sesenta, precisamente para cortar el cuestionamiento de la increíble versión oficial de la muerte de Kennedy… Desde entonces no paran: cada vez usan más ese latiguillo, porque cada vez tienen más estiércol que ocultar.

Me he cargad0 el blog de Eladio… da miedo!!!

De momento, sigo a Rafael. Iré leyéndolos poco a poco, a ver si no me he equivocado.

Porque no sé callarme…

huellasLlevo unos días queriendo escribir sin saber bien  de qué hablar. Escucho las noticias, sigo las redes, leo algunos artículos periodísticos de interés y, por dentro, me bullen las ideas sin encontrar la fórmula ni las ganas de sentarme frente a la pantalla. Y no es pereza. Es como una necesidad de cerrar puertas.

Me aburren las redes. Solo Twitter me parece atractiva. En Face se ve demasiado que la gente no tiene nada que decir, reproduce una y otra vez textos  virales sin interés alguno, muchos de ellos falsos y otros con veladas amenazas… en su conjunto fascistas. Como mucho me sirve como termómetro de pensamiento de lo que me rodea. Y no me gusta lo que me rodea. Pero ya lo sé sin necesidad de leerlo.

Algunas personas encuentran mil excusas para usar una coraza y “no decir lo que pienso”, pero yo aún no he aprendido a callarme, ni quiero aprender. Solo que he decidido que ya no quiero hablar en la red.

Con esto no quiero decir que yo sea mejor que nadie o peor que nadie, simplemente me siento desconectada, totalmente fuera de lugar. Pero no por eso quiero callarme. Y últimamente me muerdo demasiado la lengua y eso es malo para la salud.

Desde los resultados del 20D, incluso desde algo antes presintiendo la debacle, pensé en cerrar  mis redes y solo es cuestión de días que lo haga. Me quedaré con este blog y volveré a dedicarle mi tiempo y ganas de pensar en voz alta. Me exige una mayor reflexión y cuidado en el lenguaje, lo que creo beneficioso para mi cerebro.

Eso si, me quedo con Twitter.